SIGNIFICADO DEL OURÓBOROS

Spread the love

Sharing is caring!

de0d3d7971b6ed74a84c0a461afbbeb1Farah Leyeli Zeraoui

El uróboros / ouroboros, proviene del griego «ουροβóρος», uróvoro, de oyrá, y literalmente quiere decir cola y borá, que significa alimento, es un símbolo que muestra a un animal serpentiforme (casi siempre una serpiente o un dragón), devorando su propia cola, conformando con su cuerpo una forma circular. El uróboros simboliza el esfuerzo eterno, la lucha eterna, o el esfuerzo inútil, ya que el ciclo vuelve a comenzar a pesar de las acciones para impedirlo.

Representa la naturaleza cíclica de las cosas y a la idea del eterno retorno. Y a la concepción de la existencia como un ciclo que siempre recomienza, y cuya continuidad consiste en un constante renacer. También se le asocia a la naturaleza cíclica del tiempo, donde el instante presente es eternamente devorado por el instante futuro, constituyendo una secuencia infinita de instantes que mueren y renacen a cada momento.

Sabemos que la serpiente al cambiar de piel se rejuvenece constantemente, es el símbolo más significativo y complejo de todos los símbolos animales, probablemente el más antiguo: combina lo masculino y lo femenino, es la fuerza primitiva de la vida, emblema de la divinidad creadora misma.  También representa la sabiduría ancestral, el mito primigenio del mundo subterráneo. A veces se le represente alada, y sus alas, más allá de simbolizar lo espiritual, son la sublimación de lo material. La autodestrucción o suicidio es el hecho de que el animal se devore a sí mismo, que es a su vez metáfora del ciclo vital, donde no hay frontera clara entre inicio y fin. El círculo es la idea sintética de la perfección.

El dragón es la personificación reptiliana del poder primordial, sinónimo frecuente de la serpiente. Los dragones aparecen en múltiples narraciones como guardianes vinculados al inframundo y al conocimiento de los oráculos. El ouroboros representa el «círculo» en su materialización en la figura del animal del eterno retorno , pues sugiere que al fin le corresponde un nuevo comienzo en constante repetición, que el final de un camino o de un proceso significa un nuevo principio; de la imagen del círculo del animal que se cierra, resulta una expresiva metáfora de una repetición cíclica que significa la circulación de los tiempos, el fin de los mundos y nuevas creaciones, del morir y del renacer, en síntesis: la eternidad, ya simbolizada de antemano por el simple círculo.

Se asocia a la alquimia, al gnosticismo y al hermetismo. En algunas representaciones el animal se muestra con una mitad clara y otra oscura haciendo recordar la dicotomía de otros símbolos similares como el yin y el yang. Simboliza la naturaleza circular de la obra del alquimista que une los opuestos: lo consciente y lo inconsciente. También es un símbolo de purificación, que representa los ciclos eternos de vida y muerte. El Ouroboros también se utiliza como un glifo de purificación. Fue y es el nombre de la Serpiente del Mundo Grande, que rodea la Tierra.4c8150fd12ca5c7e845a3074ee22f5e6

Hermes -dios de la alquimia- define el ouroboros así: «Serpens cuius caudam devorabit», serpiente que devora su propia cola, simboliza al Mercurio alquímico. Simboliza la unidad cósmica, base del pensamiento hermético (Uno-Todo ‘en to pan). Su forma circular, símbolo del mundo, es una alusión al «principio de clausura» o al secreto hermético. Por añadidura, enuncia la eternidad concebida como «eterno retorno». Lo que no tiene ni principio ni fin.

René Guénon comenta que el ouroboros en sí contiene la dualidad y el tercer elemento invisible y fundamental que hace que todo exista y que Ouroboros se muerda la cola y pueda engullirse a sí misma, recrearse y regenerarse eternamente.

Al autofecundarse sin cesar encontramos un afán de equilibrio ya que si creara vida sin poner un límite, tendríamos un cosmos atiborrado de seres y así entraríamos en el caos, o sea el no-ser. Este equilibrio lo es de los principios fundamentales que nos rigen, de vida, de muerte, del macho y la hembra, del Yin y del Yang.

El Ouroboros vislumbra tres pasos de la manifestación de esa vida: creación, sustentación y destrucción (simbolizado claramente en la Trimurti hindú). Y nunca hay que perder de vista la esencia invisible que hace que esos tres aspectos sean diferentes fases de una única cosa. Or o tanto tenemos que es el tres que es uno.

El Ouroboros conecta el Arriba y Abajo. Nace de esta idea simbólica, hay muchas culturas diferentes que comparten este gran dragón-serpiente símbolo (la serpiente Jormungandr, desde el mito de Yggdrasil, es sólo uno).

Por lo tanto tenemos que es uno de los símbolos relacionados con la eternidad más antiguos que existen. Simboliza varios conceptos filosóficos y leyes naturales: sugiere un círculo, una línea curva que fascinaba las mentes de los antiguos. El círculo no tiene principio ni tiene fin, es una trayectoria infinita, que se mueve sobre sí misma perpetuamente.

En la naturaleza, su movimiento circular genera la curva sinusoidal, la forma básica detrás del análisis armónico, las vibraciones electromagnéticas y las armonías de la música. El movimiento circular del Ouroboros sugiere la Ley de los Ciclos como se presenta misteriosamente en toda la naturaleza; los ciclos del día y la noche, las estaciones; los periodos de la vida humana, la encarnación y la muerte, los ciclos de la historia y de la economía y hasta el ascenso y caída de las civilizaciones de la historia.f40deb4036e4075a9c116e69461a8939

 

BIBLIOGRAFÍA:

Albert de Paco, José María. Diccionario de símbolos. Óptima. 2003.

Andreux, Miguel. Diccionario Esotérico: El ABC Del Camino Espiritual. Primera Edición: 2005, Kier, Buenos Aires.

Agrippa, Cornelio. Filosofía Oculta. Ed. Kier. Buenos Aires 1991.

Andreae, J. Valentín. Las Bodas Químicas de Cristian Rosacruz. Trad. M. A. Muñoz Moya. Ed. Muñoz Moya Montraveta, Brenes, Sevilla, 1988.

BIERDERMANN, Hans. Diccionario de los símbolos. Ed. Paidós. Barcelona. 1993.

Blaschke, Jorge. Enciclopedia de símbolos esotéricos. 2001

CHERVALIER, Jean y Alain Gheerbrant. Diccionario de los símbolos. Ed. Herder, 6ª ed., Barcelona, 1999.

CIRLOT, Juan Eduardo. Diccionario de símbolos. Ed. Siruela, 5ª ed., Madrid, 2001.

Cooper, J. C.— El Simbolismo, Lenguaje Universal. Ed. Lidiun, Buenos Aires 1988.

Eliade, Mircea.— Cosmología y Alquimia Babilónicas. Trad. I. Arias Pérez.Ed. Paidós, Barcelona 1993. – Lo Sagrado y lo Profano. Trad. L. Gil. Ed. Labor, Barcelona 1985. – Historia de las creencias y las ideas religiosas I. Trad. J. Valiente Malla. Ed. Paidós, Barcelona 1978. – Mito y Realidad. Tr. L. Gil Fernández. Ed. Labor, Barcelona 1985. – El Chamanismo. Trad. E. de Champourcin. F.C.E., México 1976.

Guénon, René. Símbolos fundamentales de la ciencia sagrada.1962

LURKER, Manfred. El mensaje de los símbolos. Mitos, culturas y religiones. Ed. Herder, Barcelona, 1992.

TRESIDDER, Jack. Diccionario de los símbolos. Ed. Tomo, México, 2003.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.