Quienes son los sacerdotes y las sacerdotisas en el sendero de la wicca

Spread the love

Sharing is caring!

)O( Morgana  Anwen )O(

1210211904199857-priestest_and_novistMuchas veces desde que somos niños, sentimos una vocación que muchas veces no sabemos explicar, es un sentimiento que no encuentra muchas de las veces, la forma de manifestarse, y más,  dentro de las estructuras sociales que muchas veces, nos generan más preguntas que respuestas. Vivimos en una sociedad patriarcal llena de tiranía; tratando de llenar un vacío que no sabemos llenar;  que no podemos explicar.

Nosotros somos una nueva generación de mujeres y hombres  sabios, que vivimos para ser canales divinos de manifestación y para atraer hacia este mundo las formas de materialización, esas intenciones que guían nuestra vida a su destino. Aquella mujer  u hombre que camina en el sendero de la wicca, que siente el sacerdocio en su vida, y decide hacer de ello su vocación, genera un vínculo; un vínculo ancestral con las mujeres de otras generaciones que le precedieron, está unid@ a la sabiduría, a las antiguas artes de la brujería de muchas mujeres y hombres de otros tiempos, pues somos ahora guardianes en esta vida de esa llama que nos conecta con Dios y Diosa.

Aunque pueda parecer algo sencillo aquel  que dedica su vida al sacerdocio de la divinidad debe estar acompañado de constancia, esperanza, confianza, pero sobre todo  de una voluntad firme de seguir su vocación en un mundo que se resiste a la transformación . Nosotros somos factores de ese cambio, nuestra visión se expande en nuestra forma de ver la vida y de vivirla, sincronizados con los ritmos de la tierra, guiados por las estrellas y la luna que se abren  en el cielo y los senderos por los que caminan nuestros pies.

Somos los guardianes  de los secretos que dan forma a una sabiduría ancestral y eterna que pretende llevar al ser humano a un despertar elevado de conciencia,  que sean esas almas quienes vivan la verdadera esencia para lo que fueron creadas;  todos y cada uno de nosotros, como hombres y  mujeres, somos partícula divina. Cuando somos conscientes de que la diosa es esa dadora de vida, y que somos parte de ella, reconocemos nuestro entorno como parte de nosotros, pues caminamos en conjunto despertando a otros en este viaje sagrado.31676f2b72170a3adf36948ab3fe38e9

La gran madre vuelve al trono, estamos en un periodo de transformación donde las religiones patriarcales están tocando fondo. Los y las seguidoras de la antigua religión, no olvidamos, pues traemos en nuestro ser memorias de otras vidas, resurgimos para hacer de nuestra voz, su voz; de nuestro rostro, su rostro, llevar en nuestra propia vida la unión con lo divino, es algo a lo que en muchas tradiciones espirituales se quiere llegar, la unión del alma y el espíritu haciendo de este planeta escuela un lugar de amor y armonía. La voluntad de la madre divina necesita manifestarse en este mundo.

27c5bab1e71e1ea2b0b1e9dc3423a8aaLa sacerdotisa y el sacerdote saben que deben rendir su corazón  y vida a la voluntad divina y dejar que esa sincronía, forme la realidad de su propia vida, confiando en que la sabiduría infinita del universo nos pone en el lugar correcto. Como sacerdotisas y sacerdotes nunca dejamos de aprender pues la gran madre se manifiesta en nuestra vida y nos llama muchas veces, en algunas situaciones que no comprendemos, y que muchas de las veces no es necesario comprender, si escuchamos desde el corazón, somos capaces de sentirla.

Durante siglos la antigua religión estaba prohibida, hoy por hoy el culto a la diosa ha resistido a sus transformaciones, se ha adaptado a las muchas eras del hombre, ha sido llamada de diversas maneras. Nuestra misión nunca nos obliga a nada, nuestro servicio a los dioses es parte de nuestro crecimiento espiritual, es por ello que el altar es un templo, un símbolo de nuestra conexión con lo divino y al mismo tiempo un reflejo de nuestro interior

Hoy estamos aquí, y nuestra misión es volver a ponernos en sintonía con esta amorosa energía divina, sólo de la mano de los dioses podemos dar luz y oscuridad a la humanidad para formar un equilibrio,dentro de esta era de autodestrucción en el que ha estado inmersa, sometiendo a la energía femenina que ha sido manipulada, esclavizada y mutilada.

Borremos juntos los prejuicios a través de nuestra misión sagrada, hagamos de nuestra tradición una forma de vida, basado en la paz y los verdaderos actos de compartir desde el corazón.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE