Medicina y Paganismo

Spread the love

Sharing is caring!

kundalini

La medicina y el paganismo aunque parecen polos opuestos, tienen más en común de lo que parece, ya que sin la concepción mágico-religiosa del paganismo, la medicina no existiría como la conocemos hoy.

La medicina es la ciencia y el arte dirigidos a prevenir y curar la enfermedad. Es un conocimiento que desde su origen se apoya en valores religiosos, éticos, culturales, principalmente en el empirismo, la experiencia personal del médico y el método científico. Las causas de las enfermedades han sido atribuidas, a lo largo de la historia, a causas naturales, sobrenaturales, divinas, humanas y científicas. El humano desde sus orígenes se ha visto amenazado constantemente por fenómenos naturales, que le han generado miedo. El humano de forma instintiva busca protegerse de estos fenómenos, comprenderlos y al mismo tiempo siente gran respeto por ellos, ya que se da cuenta de lo vulnerable que es. Gracias a este instinto, comienza a nacer la concepción mágica ya que el humano atribuye estos fenómenos a seres superiores.

GundestrupL1La religiosidad estuvo dirigida por el culto a los dioses, pero al mismo tiempo llevada hacia la creencia de fenómenos mágicos, ya que los magos o sacerdotes eran quienes se comunicaban con los dioses. Se podría afirmar que no hay cultura ancestral en la que el desarrollo de la práctica médica sea ajena a la magia y la religión. En todas las culturas ancestrales, existía un grupo selecto de gente que inició las primeras prácticas curativas mediante el uso de conjuros y pócimas. Cuando alguien se enfermaba acudía al chamán para que lo curaran. El chamán era y es, un sacerdote, un sanador, un mago y como intermediario entre el mundo natural y el mundo espiritual, su función consistía en entrar en un estado similar al trance, que se interpretaba como posesión por parte de un espíritu. Usaba encantamientos y conjuros, amuletos y fetiches para alejar o aplacar a los dioses o espíritus considerados responsables de las enfermedades de las personas. Pinturas en cuevas que datan de hace 17.000 años muestran hombres con máscaras de animales mientras aparentemente realizaban danzas rituales. Además de su rol como sanadores espirituales, los chamanes también tenían habilidades prácticas, como acomodar huesos rotos y usar remedios a base de hierbas. Sabemos esto gracias a los legendarios textos de Egipto, Mesopotamia y Grecia, donde los primeros médicos eran principalmente chamanes.

Aproximadamente en el año 4000 a.C., ocurrió una revolución técnica y cultural que permitió el florecimiento de grandes civilizaciones en los valles de los grandes ríos, o sea el Eufrates, el Tigris, el Nilo, Indo y Hoang-Ho. En estas civilizaciones, las enfermedades o la sanación eran asociados al politeísmo, y diferentes grados de religiosidad.

MESOPOTAMIA

La compleja estructura religiosa de los pueblos mesopotámicos asigna a cada Dios funciones muy concretas; así como existían dioses para determinadas enfermedades existían dioses privativos de la enfermedad en general. El hombre enfermo comenzaba su súplica recurriendo a su dios más cercano, el cual era como su amigo, el que le inspiraba las resoluciones importantes de su vida y a quien consultaba sus problemas. El dios personal no podía actuar directamente contra la enfermedad, su poder no llegaba a tanto, pero podía interceder como mediador ante un dios más importante. Si a pesar de todo persistía la enfermedad, se podía recurrir a los otros dioses, pero en estos casos ya habia intervención directa de los sacerdotes.

ninurtaLos médicos podían recurrir además, en sus oraciones, a los dioses que protegen específicamente su profesión, como Edin-mugi, protector de los partos difíciles; Nimurta y Gula, protectores de la salud. Para los mesopotámicos la enfermedad es un mal producido por los espíritus malignos, por los demonios que lo rodean, que espían todos los actos de su vida y que están dispuestos a actuar sobre él a la menor falta de protección de sus dioses. Los dioses pueden desamparar al hombre que los ha ofendido y provocado su cólera. El enfermo es, al modo de ver mesopotámico, un pecador. Un hombre que con su enfermedad está pagando la ofensa que ha cometido al desobedecer los mandatos divinos. En ocasiones, los dioses no eran los autores directos del castigo, sino que al enojarse con el pecador le retiraban su protección, de esta forma la persona abandonada se encontraba vulnerable frente al poder de los demonios, que así se apoderaban de él y le ocasionaban la enfermedad.

 

 

EGIPTO

En el caso de Egipto, la escritura jeroglífica era utilizada para redactar los textos funerarios religiosos como el «Libro de los Muertos» y los textos médicos. Los egipcios llamaban a los médicos Sun-Nu, que significaba «el hombre de los que sufren o están enfermos» y en sus diagnósticos mezclaban la ciencia y la magia. La magia y la religión estaban estrechamente unidas a la vida de los egipcios, el decir conjuros estaba íntimamente unido al remedio para que surtiera efecto.

Los egipcios se dedicaron a estudiar el por qué estaban enfermos y porqué se morían. Ellos sanaban a los enfermos, ya sea en el sanatorio, adyacente al templo, usando la magia y algunos medicamentos de origen vegetal. Ellos tomaron nota de las plantas que causan enfermedades, matan o curan.

El historiador Herodoto decía: «La medicina está dividida en Egipto, cada médico cuida una sola enfermedad, todo está lleno de médicos, unos son médicos de la cabeza, otros de los dientes, otros del abdomen y otros de enfermedades inciertas (actualmente médicos internistas)».

Se dice que la medicina Egipcia es una de las más antiguas, ya que en el papiro de Kahun del año 1900 a.C. revela conocimientos médicos de larga evolución de hasta 3000 a.C., así mismo Homero, el escritor griego, conocía Egipto – 1500 años antes de Hipócrates – como «el país de los médicos”. En un fragmento de la cuarta rapsodia de «La Odisea», Homero nos relata que Helena mezcló con el vino una sustancia llamada Nepentés, el cual es un bálsamo que hace olvidar los pesares. Aquí Homero, explica que al beber esta mezcla, la persona no podrá derramar ni una lagrima en todo el dia, asi vea a sus padres muertos. Helena posee ese licor porque se lo regala Polidamna, nacida en Egipto y esposa de Thoth. Y describe a Egipto como: «una tierra fértil que produce muchas bebidas, unas saludables y otras mortales,  allí cada cual es médico y supera en experiencia a todos los hombres, pues la verdad son la estirpe de Paicon».

Los médicos egipcios estaban organizados, eran famosos y respetados tanto en su país como en Grecia y Mesopotamia y existía en su organización sanitaria el título de Jefe de los Médicos. Los médicos egipcios determinaron y aprendieron especialidades, así tenemos al Sun-un que era el médico general, al Sunnu-Ir que era el oculista, al Custode del ano que era básicamente el cuidador del ano del faraón o en palabras modernas el proctólogo del faraón, también estaba el médico para enfermedades ocultas o de origen desconocido,  el Sehedy–Sunu que era un inspector médico, Sunu-Generet que era el médico del trabajo, etc.

descargaLa asistencia sanitaria era gratuita, el estado pagaba a los médicos, que tenían que utilizar y cumplir con un protocolo, anotando el aspecto del paciente, estado de conciencia, poder auditivo, olor del cuerpo, aspectos de las secreciones, orina, flema y todo especificando su aspecto, los edemas, la temperatura y alteraciones del pulso, es decir prácticamente una historia clínica del paciente. La profesión médica en Egipto era muy respetada y honrosa, hubo varios faraones médicos, como Athothia de la Primera Dinastía (hijo de Mena, que compuso obras anatómicas) y Zozer, apodado «El Curador» con su visir Imhotep.

Imhotep, era un genio polímata, médico, arquitecto, constructor de la pirámide de Sakkara y del templo de Edfu, poeta y escriba. El manejaba los opiáceos como anestésicos, estudió la anatomía humana, describió lo que es el examen, diagnóstico, tratamiento y pronóstico de diferentes heridas. Después de su muerte lo volvieron Dios de la salud en Egipto y lo llegaron a considerar como hijo del Dios Ptah . A la diosa Isis la consideraron diosa de la Salud, la maternidad y el nacimiento, mientras que a Seth le atribuían todas las enfermedades. En cambio, Thoth, era el dios, fuente de todo conocimiento y médico de los dioses.

La interpretación de los papiros es la más importante fuente de conocimientos por su diversidad de  contenidos. Son casi doce los papiros encontrados y descifrados, en unos se describen recetas y fórmulas mágicas de contenido médico, otros reseñan casi solo Ginecología y Obstetricia y otro sobre enfermedades de los ojos, pero los papiros más importantes son los estudiados por George Ebers y Edwin Smith, que revelan datos importantes para documentar la medicina en el antiguo Egipto.

GRECIA

No tan lejos de Egipto, en la civilización griega, la medicina griega tenía una sólida base mágico-religiosa, como puede verse en los poemas épicos de La Ilíada y La Odisea, que datan de antes del siglo XI a.C. En ambos relatos los dioses no sólo están siempre presentes sino que conviven con los humanos, compiten con ellos en el amor y pelean con ellos en la guerra y hasta son heridos pero se curan automáticamente. No así los guerreros mortales, cuyas heridas requieren los tratamientos de la medicina primitiva, aunque ocasionalmente también se benefician de la participación de los dioses.

apollo belvedereartemisa

 

Entre los dioses griegos, a Apolo se lo ha reconocido como dios de la luz, dios del sol, de la verdad, del tiro con el arco, de la profecía, de la música, de la medicina y la curación, las artes y la poesía. Apolo era uno de los tantos hijos de Zeus y de Leto, y hermano mellizo de Artemisa, a quien se le consideró diosa de la caza, de los animales salvajes, de los nacimientos, de la virginidad y de las mujeres jóvenes.

asclep3Apolo tuvo su descendencia, uno de sus hijos fue «Asclepio» quien nació de la unión con una ninfa llamada Coronis, la cual fue asesinada por Artemisa, antes de nacer Asclepio porque había cometido una infidelidad.  Existen dos versiones de esta historia, una donde fue el mismo Apolo quien consiguió rescatarlo con vida del vientre de su madre, otra versión dice que fue Hermes quien rescató a Asclepio.

El centauro Quirón, que había educado a muchos dioses y héroes, se encargó también de su educación y le enseñó arte y medicina. Como hijo de Apolo, que tenía poderes terapéuticos, Asclepio tenía ya un don natural para sanar. Asclepio era adorado en Epidauro y en el Peloponeso. La isla de Cos tenía un Asclepium o santuario muy importante del dios Asclepio, que los peregrinos visitaban para encontrar la cura de sus enfermedades. Y los sacerdotes que trabajaban en ese santuario, se les conocía como Asclepiades. Resulta curioso que Asclepio no fuese inmortal, pese a ser un dios y un curandero con capacidad para resucitar a otros. En una ocasión, Zeus le ataca con un rayo divino como castigo por su presunción y tras su muerte, Apolo le ubicó en el firmamento como la constelación de Ophiucus (Ofiuco), el que lleva una serpiente. A Asclepio se le representaba por lo general de pie y apoyado sobre un grueso báculo en el que se enroscaba una serpiente que subía por él. Este báculo tenía su origen en el caduceo de Mercurio, que consistía en una vara delgada con dos serpientes enroscadas en ella.  He aquí el origen del actual emblema de la medicina, el báculo con la serpiente.

Asclepio tuvo su descendencia y sus dos hijas más destacadas fueron Higea y Panacea. Higea era la diosa griega de la higiene y los antídotos. Existe una pintura antigua creada por Pedro Pablo Rubens en donde él representa a Higea con su principal atributo, la serpiente. En esta pintura Higea aparece con un cuenco, depositando un antídoto en la boca de la serpiente sagrada para que el veneno de ésta se transforme en remedio beneficioso para la salud corporal del enfermo.

peter_paul_rubens_-_hygeiatumblr_majhwwwzSN1r7z9p8

En cuanto a Panacea, de ella se contaba que tenía la capacidad de curar todos los males con sus hierbas y ungüentos, así que siguió la tradición de su padre y su hermana y se dedicó a la salud. Esta capacidad quedó reflejada en su nombre, que se forma con las palabras griegas:  pan ‘todo’ y akos ‘remedio’; por eso hoy en día, la palabra «panacea» la usamos para referirnos a lo que supuestamente es remedio para cualquier mal. Siendo Asclepios padre de estas diosas de la salud, ellas son por lo tanto nietas de Apolo y toda esta familia de médicos es mencionada en el juramento de Hipócrates que empezaba así:

«Juro por Apolo el Médico y Esculapio y por Higía y Panacea y por todos los dioses y diosas, poniéndolos de jueces, que éste mi juramento será cumplido hasta donde tenga poder y discernimiento…»

El juramento de Hipócrates data del siglo V a. de C. y apenas hasta el siglo XX algunos médicos creyeron ridículo jurar por dioses griegos de los que ya sólo quedaba el recuerdo. Fue entonces que dejó de usarse en algunos lugares y en un Congreso de la Asociación Médica Mundial en 1948, se estableció un juramento alternativo libre de toda mitología que es conocido como «Declaración de Ginebra».

med_hipocratesOtra figura griega importante fue Hipócrates de Cos, nacido en la Isla de Cos, actual Grecia, en el año 460 a.C. El fue un médico que según descendía de una estirpe de magos de la isla de Cos y estaba directamente emparentado con el dios Asclepio. Fue  contemporáneo de Sócrates y Platón, de hecho Platón lo cita en diversas ocasiones en sus obras. Al parecer, durante su juventud Hipócrates visitó Egipto, donde se familiariza con los trabajos médicos de Imhotep. Se considera a Hipócrates autor de una especie de enciclopedia médica de la antigüedad constituida por varias decenas de libros (entre 60 y 70) llamada corpus hipocraticum. En sus textos, se defiende la concepción de la enfermedad como la consecuencia de un desequilibrio entre los llamados humores líquidos del cuerpo, es decir, la sangre, la flema y la bilis amarilla o cólera y la bilis negra o melancolía, teoría que desarrollaría más tarde Galeno y que dominaría la medicina hasta la Ilustración. Para luchar contra estas afecciones, el corpus hipocráticum recurre al cauterio o bisturí, propone el empleo de plantas medicinales y recomienda aire puro y una alimentación sana y equilibrada. Entre las aportaciones de la medicina hipocrática, destacan la consideración del cuerpo como un todo y el énfasis puesto en la realización de observaciones minuciosas de los síntomas.

 

LA SERPIENTE COMO EMBLEMA EN LA MEDICINA

PanaceaLa serpiente ha estado presente siempre como símbolo de salud. La interpretación de la relación entre la serpiente y la medicina varía según las leyendas de distintas culturas. Para algunos, al cambiar frecuentemente de piel, simboliza el rejuvenecimiento. Para otros, las serpientes alejan las enfermedades por ser animales proféticos y encantadores. Y para otros la serpiente significa poder.  Desde tiempo inmemorial, la serpiente ha simbolizado en la India al Kundalini, la energía evolutiva del hombre. Kundalini es una palabra sánscrita que significa «enroscado», como un muelle con el potencial para expandirse. Kundalini denota un almacén de energía psíquica localizado en un centro ubicado en la base de la columna vertebral. El despertar de este centro, normalmente dormido, se manifiesta por la súbita aparición de dones extraordinarios de elocuencia, intuición y talento literario.

Los chamanes antiguos creían que la serpiente era un intermediario entre ellos y el mundo espiritual así que se ayudaban de las serpientes para conectar con este mundo espiritual y así consultar a los espíritus por remedios de salud. También al ser un animal rastrero se le relacionaba con las bondades curativas de las plantas que crecían en la tierra. La serpiente, en medicina, como en muchas culturas, no tiene la connotación negativa que algunos le otorgan. Por ejemplo en la cultura griega la serpiente era un animal benéfico, protector de la familia; el carácter maligno se lo darían las culturas judía  y cristiana en las que pasaría a simbolizar la parte negativa del animal que era el veneno causante de la muerte física y, por extensión, la muerte espiritual, puesto que también era la encarnación del mismo demonio.

Hay muchas culturas antiguas que hicieron grandes aportaciones en la medicina, además de las ya mencionadas, todas estas culturas en un inicio también vinculaban a la magia y la religión con la medicina. Al final, la medicina y el paganismo, están más hermanadas de lo que la ciencia moderna nos hace pensar.

-Dra. Aregueta (Gen)-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE