LOS WICCANOS Y SUS DEIDADES

Spread the love

Sharing is caring!

Farah Leyeli Zeraoui

ceridwen_by_unripehamadryad-d5oxibiPara los wicanos, la forma en que cada individuo ve el universo es algo personal, lo mismo que su relación con los Dioses. Honran tanto a la Diosa como al Dios, trabajan con imágenes femeninas y masculinas de la divinidad, siempre recordando que su esencia es un misterio que va más allá de la forma. Todas las religiones son estructuras basadas en la reverencia a lo Divino, y la Wicca no es una excepción. La Wicca reconoce la existencia de una fuerza divina suprema, inestimable, absoluta, de donde surgió todo el universo. El concepto de tal fuerza, mucho además de nuestra comprensión, casi fue perdido en la Wicca debido a dificultades que tenemos en relacionarnos son ella. Entretanto, los Wiccanos acceden a esa fuerza por medio de sus deidades. Conforme los principios de la naturaleza, a fuerza suprema fue personificada en dos seres básicos: La Diosa y el Dios. Toda deidad mostrada en este planeta existe como arquetipo del Dios y de la Diosa. (Cunningham, 2003)

El Dios y la Diosa son tanto polaridades como complementos. En sí mismas no poseen ningún poder concreto, ni pueden influir independientemente sobre el devenir humano. Es en el balance entre ambas donde se desprende lo masculino y lo femenino, que nunca son absolutos.

La inmanencia de la deidad es otro de los puntos en común que tienen la mayoría de los wiccanos. Sus dioses no están en el cielo, mirándolos desde arriba, sino que se manifiestan en la vida diaria. Muchos wiccanos tienen una relación personal con los Dioses; hablan con ellos y obtienen guía y enseñanzas, no necesitan intermediarios.  (Clover-Jones, 2000)

En la cosmología wiccana se comprende al principio divinal absoluto (el Dios supremo en otras religiones) como la emanación perfecta y constante, proveniente de la de las dos fuerzas excelsas que actúan en dualidad y armonía en el universo. Más acorde con los conceptos tradicionales se diría que “el principio vital se desdobla en las dos fuerzas polares pero a la vez confluyentes, propias de la manifestación divina”. Vemos el principio masculino “El Dios” y el principio femenino “La Diosa” reafirmados, también, en la naturaleza humana.canto de bruja

En el pasado, cuando la Diosa y el Dios eran tan reales como la Luna y el Sol, los ritos de culto y adoración eran desestructurados una unión espontánea y placentera con lo Divino.

Posteriormente, los rituales pasaron a seguir el curso del Sol a través del año astronómico (de ahí las estaciones) así como el crecer y el menguar mensual de la Luna. (Cunningham, 2003)

LA DIOSA:

La Diosa representa todo lo que tiene que ver con lo femenino en la creación, la Madre Tierra y también se la representa como una mujer en sus tres etapas o fases, por las que toda mujer transita, siendo este un ciclo sin fin.

Estas tres fases de la Diosa son las aspectos de: «La Doncella», «La Madre» y el aspecto de «La Anciana», cada una de ellas representa un aspecto o etapa de los ciclos de la vida de la mujer y representan las tres fases principales de la Luna. Este arquetipo se ve en diversas culturas de la antigüedad, desde los romanos hasta los egipcios, pasando por los aztecas y los celtas.

La Doncella-Cuarto Creciente: Representa la juventud, la nueva vida, la pubertad, la simpleza de la niñez, representada por los celtas como Anu o Danu; ésta no tiene pareja, los colores que la representan son todos los tonos claros y suaves como el blanco, el rosa pálido o el amarillo claro,  todos los tonos pastel. (Sythove, 2011) Es esencial para la continuación de la vida, la estación que la representa en la naturaleza es la Primavera, también está representada en el amanecer.

rituales La Madre-Luna Llena: simboliza la nutrición, la fertilidad, la madurez de la femineidad, la suelen representar como una mujer en la flor de la vida y en la cúspide de su poder, la riqueza de la vida; representada por los celtas por Badb o Arianrhod, su color es el rojo, color de la sangre y de la fuerza vital, también el verde y el cobre.(Adler, 1979) La Madre en la naturaleza está representada por la estación del verano, por el mediodía, momento de mayor esplendor de un día, representa la fuerza, la maestra y la fase de la Luna que la representa es la Luna llena.

 La Anciana – Cuarto Menguante: Para los celtas es Macha, la Arpía ó Cerridwen, nos muestra la finalización de un ciclo de vida, mostrándonos la imagen de una mujer de avanzada edad, que es perspicaz, sabia y experta que reconoce aciertos y errores de su vida.  La Anciana, también llamada la Madre Oscura o la Bruja; en este aspecto la Diosa viene caracterizada por la estación invernal y la noche como parte del día que la representa.

Mas, independientemente de cómo la vemos, Ella es omnipresente, inmutable, eterna.

La Diosa también lleva otras máscaras, incluidas las del guerrero, el viajero y la amante. Está en todas las mujeres y todas ellas están en la Diosa. Comprende todas las alegrías y las tristezas, todos los esfuerzos y triunfos de la condición femenina, e ilumina a todas aquellas que en la oscuridad buscan saber que no son en forma alguna inferiores a nadie sobre la tierra. (Summers, 2000)

il_340x270.443026687_3k94EL DIOS: Con frecuencia al Dios, se lo ve asociado con el astro solar, marcando siempre un ciclo cotidiano que aporta energía y luminosidad, necesarios para el desarrollo de la vida y los procesos naturales. Las cualidades asociadas al sol son: la fortaleza, el día, la luz, el hombre, la seguridad, la voluntad, la razón, la actuación, el fuego. El Dios celebra y gobierna la sexualidad, parte de la naturaleza que es aceptada como tal. El sexo se celebra en complicidad, intimidad y placer, a través de él se perpetúa la especie, por lo tanto se lo considera sagrado y muy respetado. El Dios es generalmente representado como un “Dios confiero”, una figura humana con los cuernos de un ciervo, simbolismo que representa la regencia de Dios en las actividades de cacería, práctica que aparece con los hombres de la era paleolítica, cuando se dependía de la caza de animales salvajes (en su mayoría animales con cuernos) para la supervivencia. (Clover-Jones, 2000)

El Dios es representado habitual mente tanto como el amante o el hijo de la Diosa. Sus atributos son la fuerza, la justicia, la protección y la custodia del mundo salvaje. Permanece como centinela en la puerta entre la vida y la muerte.  (Summers, 2000)

Entre los actuales símbolos que representan al Dios se incluyen: espadas, cuernos, lanzas, velas, oro, diamantes, flechas, varitas mágicas, puñales, etc. Entre sus criaturas sagradas se pueden nombrar: el toro, la serpiente, el pez, el dragón, el lobo, el águila, el halcón, el tiburón, el lagarto; entre otros.

En las tradiciones de otras culturas, el Sol es la deidad fuerte y el predilecto en los actos adoratorios, por el contrario, en la creencia Wicca y en algunas otras vertientes filosóficas es la Diosa a quien se privilegia en las celebraciones, pues es ella la que lleva adelante el proceso de fecundación de la vida.

969792_607977125889637_91678504_nEL DIOS Y LA DIOSA JUNTOS: Para los wiccans, la Diosa es la madre y la consorte del Dios. En sus mitos, la Diosa da a luz al Dios, él madura, hacen el amor y queda embarazada de él, él muere y renace de nuevo en ella. La existencia del Dios es cíclica, como los granos, los animales y los humanos que él cuida. La existencia de la Diosa es constante, como la tierra bajo nuestros pies.  Los dos están por siempre entrelazados en todos los misterios de la vida, la muerte y el renacimiento. (Sabin, 2006)

Hoy en día las deidades de la Wicca están firmemente asociadas a la fertilidad, pero cada aspecto de la existencia humana puede ser asociado a la Diosa y al Dios. Y a su vez, pueden ser llamados para ayudar a atravesar las vicisitudes de nuestras existencias. Además de eso, la Diosa y el Dios pueden ayudarnos a cambiar nuestras vidas. Las Deidades son las fuerzas creativas del universo (y no sólo símbolos), podemos llamarlas para fortalecer nuestros ritos y bendecir nuestra magia.

Al visualizar a la Diosa y al Dios, muchos de los Wiccanos los ven como conocidas deidades de religiones antiguas. Diana, Pan, Ísis, Hermes, Hina, Tammuz, Hécate, Ishtar, Cerridwen, Thoth, Tara, Aradia, Ártemis, Pele, Apolo, Kanaloa, Bridget, Hélios, Bran, Lugh, Hera, Cibele, Iranna, Maui, Ea, Atena, Lono, Marduk – la lista es literalmente interminable. Muchas de esas deidades, con su historia, ritos y mitos correspondientes, suministran el concepto de deidades a los Wiccanos. (Cunningham, 2003)

 

BIBLIOGRAFÍA

ADLER, Margot. (1979). Drawing Down the Moon: Witches, Druids, Goddess-Worshippers, and Other Pagans in America Today. USA: Viking Press.

CLOVER-JONES, Martha. (2000).  Manual de la bruja moderna. Barcelona, España: Océano.

CROWTHER, Patricia. (1998). One Witch’s World. London, UK: Robert Hale.

CUNNINGHAM, Scott. ( 2003). Una guía para la práctica individual. USA:  Llewellyn Español.

FARRAR, Janet, y FARRAR Stewart. (1987). The Witches’ Goddess. USA: Phoenix Publising, Inc.

__________________________. (1989). The Witches’ God. USA: Phoenix Publising, Inc.

___________________________. (2003).  La Biblia de las brujas.  Madrid, España: Equipo difusor del libro, S.L.

FARRAR, Janet , FARRAR Stewart  y Bone Gavin. (2011). The Complete Dictionary of European Gods and Goddesses. USA: Holmes Publishing Group.

SABIN, Thea. (2006). WICCA filosofía y práctica de la magia luminosa. USA: Llewellyn Español.

SUMMERS, Lucy. (2002).  El libro de las brujas. Madrid, España:  Edaf.

TUITÉAN, Paul, y DANIELS, Estelle. (2000).  Wicca, la magia de la Diosa. Barcelona, España: Océano Ámbar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE