Spread the love

Sharing is caring!

Duhitr Olivia, para Hysteria Pagana

El poder creador del ser humano está en la creencia. Con su frecuencia vibratoria constante, en intensidad y duración, de acuerdo a lo que afirma la física cuántica,resuena todo lo que hará que suceda aquello que consideramos verdad, es decir, lo que creemos, para bien o para mal.

Las infinitas posibilidades que nos ofrece el tercer principio hermético del Kybalión y máxima de la ciencia: “… Todo se mueve, todo vibra”, para manifestar las realidades que deseamos, pueden traducirse, en palabras de uno de los más destacados ocultistas de la Golden Dawn, Paul Foster Case, como:

“Un hecho mental es exactamente tan real, tan verdadero, como un hecho físico… Pero nunca vestirá el traje físico, ni conducirá el automóvil físico, hasta que comprenda y aplique la verdad de que el cuadro mental de una condición deseable es una posesión real a la que debe adherirse hasta que sea realizada como realidad Física”.

Paul Foster Case

Es decir, hay que creer absolutamente en ello; la más mínima duda puede estropearlo todo. Si no aprendemos a cancelarla, crecerá y ganará terreno, pues el subconsciente y el inconsciente disponen de mucho material implantado para reforzarla.

Debemos cancelar duda por duda sobre un mismo tema, para poder “crear creencias”, aquellas que nos lleven a donde queremos ir y nos permitan ser y tener todo lo que deseemos, sin límites. Y tras cada cancelación, una sustitución.

Ni la fuerza de un deseo ni lo invasivo de una sensación ni la persistencia de un pensamiento ni la potencia de una emoción o un sentimiento, harán que se realice lo que queremos si no se conjuntan e interactúan armónicamente en una creencia.

Efectivamente, una creencia proviene de la alianza y posterior repetición, hasta formar un patrón y una estructura mental, de las cuatro vibraciones primordiales de un ser humano tras recibir un estímulo externo: sensación (percepción física y psíquica de un hecho), emoción (alteración espontánea del ánimo intensa y pasajera, agradable o desagradable), pensamiento (procesamiento racional, bien o mal hecho, que puede resultar en aceptar de inmediato como verdadero lo que nos dice la emoción o reflexionar al respecto), sentimiento (nuestro sentir tras la regulación e interpretación que hacemos de las emociones, puede reforzar la emoción o elegir una alternativa).

Así pues, recrear nuestras vidas, cambiarlas, transformarlas, es resultado de efectuar el mismo proceso, pero conscientemente, para vibrar con otra frecuencia, una que atraiga a nuestras vidas lo mejor, siempre lo mejor.

Pero esto tiene, por supuesto, sus secretos, porque se trata nada más ni nada menos de la alquimia hermética, cuyo primer paso es liberarse de la prisión de las actuales creencias, como lo postula la tercera afirmación del Arquetipo Maestro: “Lleno de entendimiento de su perfecta Ley, soy guiado momento a momento por el sendero de la liberación”, para que demos vida a la cuarta afirmación: “De las inagotables riquezas de su ilimitada sustancia, extraigo todas las cosas necesarias, espirituales y materiales”.

Por hysteria

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.