La Ciencia de la Magia 4

Spread the love

Sharing is caring!

Duhitr Olivia

Nada está inmóvil, todo se mueve, todo vibra: tercer principio de El Kybalión y uno de los principios esotéricos y científicos más difundidos en casi todas las culturas del planeta. Todos sabemos lo que es una buena o mala vibra, por que somos sensibles al movimiento de la energía, tanto físicamente (sonidos, aromas, texturas, sabores e imágenes son en esencia vibración), como a través del llamado “sexto sentido”, que por dormido que lo tengamos alguna vez nos ha dado una sorpresa.

Sin embargo, poco se entienden los alcances de este principio hermético. Al menos en el estado de conciencia predominante en la Tierra. Ciertamente, es uno de los fundamentos de la magia práctica, enunciado en la cuarta afirmación de El Arquetipo Maestro: “De las inagotables riquezas de su ilimitada sustancia, extraigo todas las cosas necesarias, espirituales y materiales”.

“Esto es verdad acerca del yo”, es la leyenda que encabeza las afirmaciones de El Arquetipo Maestro, creado por los cabalistas a partir no solo de las enseñanzas herméticas, sino de la ilustración cabalística sobre la creación: árbol de la vida, pues cada una de las afirmaciones corresponde a una de sus esferas o sefirot.

La cuarta citada es la sephira (singular de sefirot) Hessed, entendida como la sustancia, cimiento de todo el desarrollo ulterior de las formas, o sea, de la creación. Se le conoce también como Amor, Misericordia o Gracia.

LA KABBALAH Y EL ÁRBOL DE LA VIDA | El Samurai Occidental

¿Cómo es que el mago puede tener acceso a este campo de energía de inagotables riquezas? Conectándose a través de la vibración. Si bien es posible “trasladarse” en conciencia allá para entender la perfección del todo, es insostenible permanecer ahí por mucho tiempo y casi imposible repetir la experiencia, ya no digamos cada vez que se requiera extraer algo, sino una vez más siquiera.

Así pues, si se comprende cómo funciona la vibración, podemos convertir el deseo en pensamiento, el pensamiento en emoción, la emoción en voluntad, a través de la tríada atención-intención-concentración, la carta número uno del Tarot: El Mago.

Lo primero que hay que entender es que la vibración es el vehículo de toda creación; que la creación proviene de una mente universal, ya descubierta por la ciencia más avanzada y descrita por ésta como una “red neuronal cósmica”; que nuestra mente es una réplica de esa red y nuestro cerebro solo la maquinaria biológica que hace posible su acción creadora en el mundo material, como también lo ha descubierto ya, sí claro, la física cuántica, en este campo, en particular, el científico Roger Penrose, quien revisando su propio trabajo ha llegado a la conclusión de que antes de la conciencia que se produce en el cerebro, hay un campo cuántico del cuál mana esa energía, al que llamó proto-conciencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.