Spread the love

Sharing is caring!

Duhitr Olivia

Para Hysteria Pagana

«La generación existe por doquier. Todo tiene sus principios masculino y femenino. La generación se mantiene en todos los planos»: 7° principio de El Kybalión.

La generación es el vehículo de la creación. Mientras la primera pone todo en movimiento, la segunda implica además un resultado específico.

Ambas son partes de un proceso, es decir, un ciclo que involucra un principio, un desarrollo y un fin, lo cual es posible por la interacción entre los elementos de la bipolaridad, o sea, dos tipos de energía que tienen la misma naturaleza, pero vibran de manera opuesta una de otra.

Dicha interacción genera a su vez otros dos tipos de procesos: entropía y evolución, cuyo equilibrio hace posible la infinitud. De esta aparente oposición es que nacen los arquetipos del bien y el mal y su ilusoria enemistad, que nos ha llevado a creer que solo uno de los polos es Dios y el otro su acérrimo enemigo.

Pero Dios es todo, es el proceso completo de generación y creación: principio, desarrollo y fin de todo lo que existe, por tanto, de todo tipo de energía, movimiento e interacción. De Dios venimos, en Dios transcurrimos nuestras vidas y hacia Dios vamos.

La llamada ilusión de separatividad es el sueño del cual tenemos que despertar para retornar a nuestro hogar: Dios, pero no a nuestra muerte, sino a voluntad, en cualquiera de las encarnaciones en que nos encontremos. De eso se trata la conciencia y en eso consiste la iluminación, el Nirvana.

A través de lo creado, en todas sus manifestaciones y estados de conciencia,Dios se experimenta, se observa y seconoce a sí mismo. En cada uno de nosotros Dios hace exactamente eso. Cuando encontramos en nuestro interior esta verdad, podemos volvernos sagrados para nosotros mismos.

Dios es constante evolución, en espiral, a partir de dos polos que se acercan y se alejan constantemente, para crear patrones que se repiten en todas las dimensiones (como es arriba es abajo), de manera que puedan ser aprendidos, mejorados, superados.

Cada uno de nosotros es Dios experimentando, observando, conociendo la naturaleza humana y, por supuesto, generando. Todo lo que generemos es parte de el recorrido en la espiral, todo lo que creemos debe ser modificado para ascender en ella. Somos los creadores y lo creado. Parte sustantiva del juego de espejos de Dios.

Por hysteria