¿Eres capitán(a) o marinero de tu barco?

Spread the love

Sharing is caring!

¿Qué es lo que opinas de ti? ¿Cuántas veces te has negado la oportunidad de ser tal y como eres sin máscaras? ¿Te amas? ¿Cómo te sientes con respecto a tu vida y lo que estás haciendo de ella en este momento?

Todos al nacer heredamos un barco y el puesto de capitán. A muchos se nos olvida que somos dueños de esta embarcación o quizá nunca nos enteramos que teníamos un barco pues nadie nos lo dijo.

barco
El barco que heredas en el momento de nacer

Este barco curiosamente es a nuestro gusto, tiene lo que es importante para nosotros, es del color que a nosotros nos gusta y la tripulación es acorde a lo que nosotros consideramos que debe ser.

Quienes descubren que son dueños de el por primera vez se sienten muy sorprendidos así que les cuesta trabajo creer que es real, quienes habían olvidado que eran capitanes experimentan muchas emociones encontradas entre ellas la esperanza y la ira por haberle cedido el puesto a alguien más de forma consciente o inconsciente.

dueño
Cuando te descubres dueño(a) de tu vida

Este barco es tu vida, ¿cuántas veces y por cuánto tiempo has permitido que alguien más tome el puesto de capitán mandándote a ti al puesto que él considere mejor? Puede que ahora digas que nunca por eso te daré algunos ejemplos:

  • Elegiste estudiar algo que no te apasionaba ni querías pero lo hiciste por complacer a otro.
  • Aceptaste un trabajo que no disfrutabas porque alguien te dijo (y tú le creíste) que era lo mejor a lo que tú podías aspirar.
  • Has permitido maltratos, humillaciones, faltas de respeto porque te han dicho que esto es “normal” en cualquier relación (del tipo que sea).
  • Permites que los demás te digan quien eres tú, que debes de hacer, que te conviene y que determinen que tienes o no tienes permitido hacer (sin siquiera cuestionarlo).
  • Alguna vez alguien te dijo algo que te hizo sentir mal y tú lo tomaste como verdad absoluta de forma permanente.

Si nunca te ha pasado ¡felicidades!, pero si a ti te ha pasado quiero decirte que estas entre el 99.9% de la población mundial que si ha pasado por alguna de estas o similar en algún momento de su vida.

recordando
Acordándome de la útima vez que cedí el timón de mi barco

¿Alcanzas a darte cuenta que en todas las situaciones mencionadas anteriormente y en las que se te vinieron a la mente alguien más toma las decisiones mientras tú, el capitán, se queda parado observando como otra persona maneja su barco?

A la acción de tomar el timón se le llama empoderamiento:

“Empoderamiento es el proceso de aumentar la capacidad de las personas o los grupos para tomar sus propias decisiones y transformar esas decisiones en acciones y resultados deseados.» – Banco Mundial

Así que cuando tú te das cuenta que no obtienes los resultados que deseas, no tienes la vida que quieres, sientes que el mundo está en contra tuya o consideras que tú vida ha sido muy difícil injustamente y tomas la decisión consciente de poner manos a la obra para arreglar el desastre siendo tú el factor de cambio, podemos decir que has comenzado el proceso de pasar a ser “el mandadero” de tu barco para pasar a ocupar el puesto que siempre te ha correspondido que es el de “dueño”.

seguridad en mi
Empoderarme, recobrar el timón

Victimizarte no solo no te va a resolver nada sino que terminarás por cansar a las personas que te rodean; en cambio tomar la responsabilidad de tu vida dándote cuenta que puedes mover el timón a donde tú quieras no sólo hará que te sientas con mayor control de tu vida ¡sino que las demás personas notarán esta seguridad y te harás más atractivo! convirtiéndote en una persona con la cual es agradable estar pues se conoce, sabe a dónde va y se esfuerza por lograrlo.

¿A quién prefieres tener a tu lado: a alguien que te causa lastima o a alguien que te causa admiración?

En pocas palabras, tú eres el dueño de tu vida, aunque alguien más te haya dado la vida ésta te pertenece.

Los momentos dulces y los amargos los vas a beber tú sin que los demás sepan de forma exacta a que te supieron, las consecuencias de tus decisiones recaerán en ti, el tiempo aprovechado o desperdiciado es el tuyo no es el de alguien más, ser dueño de tu vida no es un privilegio de pocos es el derecho de todos los que quieren tomarlo y hacerlo efectivo.

plenitud
Me siento en plenitud cuando recupero el control de mi vida

Así que te pregunto ¿tú eres el capitán o el marinero de tú vida?

Por: Lizbeth Márquez (Calli)