El inicio de la cacería de Brujas

Spread the love

Sharing is caring!

iceniQuedan pocos vestigios de la antigua religión de la Britania precristiana, pero es contrario a toda experiencia que un culto muera sin dejar rastro inmediatamente después de ser introducida una nueva religión. La llamada conversión de Britania significó solamente la conversión de sus gobernantes; la masa del pueblo continuó observando sus antiguas costumbres y creencias bajo una capa de ritos cristianos. Los siglos trajeron una profundización del cristianismo, el cual, introducido desde arriba penetró poco a poco hacia abajo, atravesando una clase después de otra. Durante este proceso, las leyes contra la práctica de ciertos ritos paganos se hicieron mas estrictas paralelamente al crecimiento del poder del cristianismo, la Iglesia probó su fuerza contra las «brujas» en lugares elevados y salió victoriosa, y en el siglo XV se declaró la guerra abierta contra los restos del paganismo con la famosa Bula de Inocencio VIII.

Este paganismo se practicaba solamente en ciertos lugares entre ciertas clases de la comunidad. En otros sitios, el antiguo ritual fue adoptado dentro de la Iglesia, o tolerado por ella; y las danzas del Maypole y otras fiestas rústicas permanecieron como supervivencias de los ritos del culto primitivo.maypole-2

No esta claro si la religión que sobrevivió como culto de la brujería era la misma que la de los druidas o bien pertenecía a un estrato anterior. Aunque las descripciones de los autores clásicos suelen ser demasiado vagas y limitadas para fijar esta cuestión, queda lo suficiente como para mostrar que existió en otros tiempos un culto de la fertilidad en estas islas, análogo a cultos similares del mundo antiguo. No es de suponer que tales ritos fueran suprimidos por las tribus que entraron en Gran Bretaña después de la retirada de los romanos; puede pues considerarse que el culto continuó entre las gente que los misioneros cristianos se esforzaban en convertir.

Como quiera que las crónicas históricas de estas islas fueron redactadas por eclesiásticos cristianos, deben hacerse las necesarias concesiones a la predisposición religiosa de quienes las escribieron, la cual les hizo dar la impresión de que el cristianismo era la única religión existente en aquel tiempo. Pero, si bien las crónicas silencian la cuestión que nos ocupa, las leyes y estatutos de las diferentes comunidades, tanto seculares como eclesiásticas, conservan claros testimonios de la continuación de los antiguos cultos.

El influjo del paganismo se manifestó posteriormente en dos ocasiones: en el siglo IX, hubo una invasión de los paganos daneses bajo Guthrum; y, en el siglo XI, el rey pagano Canuto condujo sus hordas a la victoria. Como en el caso de los reyes sajones del siglo XII, Guthrum y Canuto fueron convertidos, y los componentes de las tribus siguieron el ejemplo de sus jefes: profesaron el cristianismo y fueron bautizados.

santa_inquisicionSin embargo, no puede imaginarse que estas conversiones en masa pasaran de ser nominales en la mayoría de los casos, aun cuando la Religión del rey fuera exteriormente la de la tribu. Si, como sucedió entre los sajones orientales, el rey renegaba de sus antiguos dioses, volvía luego a ellos, y finalmente los abandonaba todos, la tribu seguía su ejemplo, y, en público al menos, adoraba a Cristo, a Odin o a cualquier otra deidad a la cual el rey miraba con favor en determinados momentos; pero difícilmente puede haber alguna duda de que, en privado, la masa del pueblo continuara adherida a la antigua religión a que estaba acostumbrada. Esta conversión tribal se señala claramente en el caso en que un rey pagano se casaba con una reina cristiana o viceversa; y debe notarse que un rey nunca cambiaba de religión sin una detenida consulta con sus súbditos principales.’ Un ejemplo de dos religiones existentes una al lado de la otra se encuentra en el relato sobre Redwald, rey de los sajones orientales, quien, «en el mismo templo, tenia un altar para hacer sacrificios a Cristo y otro, más pequeño, para ofrecer victimas a los dioses paganos».

El inicio de la Cacería de Brujas!volvio-la-inquisicion-a-quemar-brujas-se-ha-dicho

La continuidad de la antigua religión queda probada por las referencias a ella en los autores clásicos, las leyes eclesiásticas y otros registros legales e históricos.220px-Henry_Chichely,_Archbishop_of_Canterbury

Siglo I. Estrabón; 63 a. de C. a 23 d. de C.: «En una isla junto a Britania, se venera a Deméter y Perséfone con ritos semejantes a las orgías de Samotracia».

Siglo IV. Dionisio dice que, en islas cercanas a Jersey y Guernsey, los ritos de Baco eran efectuados por las mujeres, coronadas de hojas; bailaban y producían un griterío aun mayor que los tracios.’

Siglo VII. Teodoro, arzobispo de Canterbury, 668-690.

El Liber Poenitentialis, de Teodoro, contiene las leyes eclesiásticas mas antiguas de Inglaterra. Consiste en una lista de pecados y la penitencia correspondiente a cada ‘uno de ellos; toda una parte está dedicada a dar detalles de la antigua religión y de sus ritos.

 

5-ideas-erroneas-sobre-la-Inquisicion-que-todos-creimosPor ejemplo:

catolicos verguenza herejia ateismo dios jesus bibliaComer o beber en un templo pagano, a) por ignorancia, b) después de haber sido advertido por el sacerdote [cristiano] de que ello es un sacrilegio y equivale a la mesa de los demonios, c) como culto a ídolos y en honor de ídolos.

«No solo celebrar festines en los abominables recintos de los paganos y ofrecer comida allí, sino también consumirla. Entregarse a esta disimulada idolatría, tras haber abandonado a Cristo. Si alguien, en las calendas de junio, deambulara como si fuera un ciervo o un toro, es decir, tomara la forma de un animal salvaje, vistiendo la piel de un animal de rebaño y poniéndose cabezas de bestias; aquellos que de tal guisa se transformaran para tener la apariencia de un animal salvaje, tres años de penitencia, porque esto es diabólico.»

Leyes de Wihtraed, rey de Kent,’ 690.

Se infligen multas a quienes hacen ofrendas a los «demonios».

Siglo VIII. La Confessionale y Poenitentiale de Egberto, primer arzobispo de York,’ 734-766.

Prohibición de hacer ofrendas a los demonios; de la brujería de hacer augurios según los métodos de los paganos; de hacer promesas, se cumplan o no se cumplan, a manantiales, piedras o árboles; de coger hierbas con conjuros, excepto con las oraciones cristianas.

 

Ley de los sacerdotes de Northumbría.’images (1)

«Quienquiera que de hoy en adelante practique cualquier clase de paganismo, tanto mediante sacrificios como con uso del fuego, que sea amigo de brujerías o adorador de ídolos, si es thane (nórdico antiguo: Þegn, título nobiliario asignado a la guardia personal) del rey deberá pagar diez medios marcos; ` la mitad a Cristo y ‘la mitad al rey. Todos debemos amar y adorar a un solo Dios, limitarnos estrictamente a un solo cristianismo y renunciar totalmente a todo paganismo.»

 

Empalamiento mjuerSiglo IX. Decreto atribuido al Concilio General de Ancira.

«Ciertas mujeres malvadas, desviándose hacia Satanás y seducidas por las ilusiones y fantasmas de los demonios, creen y aseguran que cabalgan por la noche, con Diana, sobre ciertos animales, salvando enormes distancias y obedeciendo las Ordenes de ella como si fuera su señora, tras ser evocadas por la misma ciertas noches».

Siglo X. Leyes de Eduardo y Guthrum. Después de 901.

«Si alguien violara el cristianismo, o reverenciara el paganismo, de obra o de palabra, deberá pagar según el acto cometido.»

Leyes del rey Athelstan,` 924-940.

«Hemos ordenado respecto a brujerías y hechizos: si alguien muriera a consecuencia de ellos, y quien los hiciera no pudiera negarlo, responderá a este de ello con su vida. Pero si lo negara, y resultara culpable en la triple ordalía, permanecerá ciento veinte días en prisión.»

Cánones eclesiásticos del rey Edgar,»‘ 959.

«Ordenamos que todos los sacerdotes fomenten celosamente el cristianismo y extingan todo paganismo; que prohíban la adoración de manantiales, las necromancias, las adivinaciones, los encantamientos, la adoración de hombres, las practicas vanas llevadas a cabo mediante conjuros y frithsplots,` y con ‘los saúcos y otros varios árboles, con piedras y con muchos otros engaños, con todo lo cual los hombres hacen muchas cosas que no debieran hacer. Y mandamos que todo cristiano acostumbre a sus hijos al cristianismo, y les enseñe el Padrenuestro y el Credo. Y mandamos que, en los días de fiesta, se haga abstención de canciones paganas y juegos diabólicos».

 

inquisicion_espa_ola

 

Leyes del rey Ethelred,» 978-1016.Tortura-con-agua

«Que todo cristiano haga lo que le es menester; que guarde estrictamente el cristianismo [ … ] Veneremos celosamente el verdadero cristianismo y despreciemos por entero todo paganismo».

 

Siglo XI. Leyes del rey Canuto,» 1017-1035.

«Prohibimos formalmente todo paganismo: es paganismo la adoración de ídolos por los hombres, es decir, su adoración de dioses paganos, del sol o de la luna, del fuego o de los ríos, de piedras o manantiales de agua, de árboles forestales de cualquier clase; así como el amor a la brujería, o la promoción de hechicerías maléficas de cualquier clase».

 

Siglo XIII. La brujería convertida en secta y herejía por la Iglesia. El presbítero de Inverkeithing tuvo que presentarse ante el obispo en 1282 por dirigir una danza de la fertilidad, por Pascua, alrededor de la imagen fálica de un dios; se le permitió que conservara su beneficio.’,

Papa Inocencio VIII, 1484.
Papa Inocencio VIII, 1484.

Bula del Papa Inocencio VIII, 1484.

«Ha llegado a nuestros oídos que gran número de personas de ambos sexos no evitan el fornicar con demonios, íncubos y súcubos; y que mediante sus brujerías, encantamientos, hechizos y conjuros, sofocan, extinguen y hacen perecer la fecundidad de las mujeres, la propagación de los animales, la mies de la tierra, las uvas del viñedo y el fruto de los árboles, así como a los hombres y mujeres, el ganado y otras clases de animales, las vides y los manzanos, los pastos, el maíz y otros frutos de la tierra; haciendo y procurando que los hombres y las mujeres, el ganado y otros animales sufran y sean atormentados tanto desde dentro como desde fuera, de modo que los hombres no puedan engendrar ni las mujeres concebir; e impiden la acción conyugal de los hombres y mujeres.»

Se observará, por lo que antecede, que la bula del Papa Inocencio, considerada como el «estallido de la brujería» por muchos escritores modernos, no es más que una de tantas ordenanzas contra las prácticas de un culto anterior. No tiene en cuenta el efecto de estas prácticas sobre la moralidad de la gente que creía en ellas, y sólo da importancia a su poder sobre la fertilidad: la fertilidad de los seres humanos, de los animales y las plantas que deberán ser cosechadas. En suma, es exactamente ‘la denuncia que podría esperarse de un cristiano contra una forma pagana de religión cuya idea central fuese la veneración de un dios de la fertilidad.

Mirado a la luz de un culto de la fertilidad, el ritual de la brujería se hace comprensible. Destinado este, al, principio, a la promoción de la fertilidad, fue degradándose poco a poco hasta convertirse en un método para debilitarla, y así, las brujas, que en otro tiempo habían contribuido a dar prosperidad a la gente y a la tierra expulsando todas las malas influencias, al correr del tiempo fueron consideradas ellas mismas como malas influencias, y fueron miradas con horror en consecuencia.

Los verdaderos sentimientos de las brujas para con su religión han sido registrados en muy pocos casos, pero pueden inferirse de los pocos testimonios que queda.

 

Antoinette_Bourignonccf03032010_00017Las muchachas de Madame de Bourignon, en Lille (1661), .no tenían el menor propósito de cambiar, de dejar estos abominables placeres, según me dijo un día una de ellas, de veintidós años. No -me dijo-, no quiero ser distinta de lo que soy; me siento demasiado satisfecha de mi modo de ser».» Aunque no se nos da razón de las opiniones de las brujas inglesas y escocesas, hay claras pruebas de que fueron las mismas que las de aquellas de los Bajos Pirineos, puesto que no solamente se hacen adeptas por su propia voluntad sino que, en muchos casos, no parecen haber necesitado persuasión alguna. En un gran numero de juicios, cuando consta que las brujas reconocieron que se les había pedido que pasaran a formar parte de la comunidad, sigue una expresión de este tipo: «acepte y asentí a ello libre y voluntariamente». Y que también es evidente que se aferran a su dios con la misma fuerza que las que ejecutó De Lancre, dado que las brujas de North Berwickllamadas Rose Hallybread y Rebecca West, «murieron muy obstinadas y refractarias, sin ningún remordimiento y sin mostrarse aterrada su conciencia por su abominable brujería»; ` que el mayor Weir murió como brujo, renunciando a toda esperanza del Cielo; que las brujas de Northampton, Agnes Browne y su hija, «a las cuales jamás se oyó rezar, o invocar a Dios, jamás pedir perdón por sus ofensas a Dios o al mundo, murieron con esta peligrosa y desesperada resolución suya»; que Elinor Shaw y Mary Phillips, «al ser invitadas, en su ejecución, a que rezaran sus oraciones, lanzaron ambas una fuerte carcajada, pidiendo al «Diablo» que fuera a ayudarlas (narran los historiadores cristianos) de modo que el alguacil mayor, al ver su insolente impenitencia, las hizo ejecutar con la mayor diligencia; mientras tanto, maldecían y disparataban con furor, y mientras estuvieron con vida llamaron a los demonios verdaderos hacedores, por lo que murieron resueltamente a su servicio». El resto del conventículo murió sin la menor confesión ni contrición.

 

gaia65903

Fuente :

El culto de la brujería en Europa Occidental M. A. MURRAY University College, Londres.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE