Diosas nuestras de cada día, Morrigan.

Spread the love

Sharing is caring!

Diosas nuestras de cada día.
Morrigan.

f2abca9241eb60fdc6dca8b43b8a7c9c

Diosas nuestras de cada día, Morrigan
Morrigan

Morrigan, Diosa transformadora de la guerra del mundo precelta, la Diosa cuervo, augurio de que la muerte, la transformadora estaba cerca, asediando los campos de batalla como diosa cuervo de la guerra, desgarraba los cuerpos muertos, ayudando así al proceso de transformación.

A ella acudían los Guerreros celtas en busca del éxito en sus batallas, a diferencia de Atenea que los inspiraba con estrategias, la temible Morrigan acometió con toda la fuerza de sus poder destructor, la historia, la liga a un conocido personaje de la historia, de la conquista de los pueblos celtas.
La Reyna Boudicca, mejor conocida por los romanos como Boadicea, que nació aparentemente alrededor del año 30 d.c. Según la leyenda una mujer de sangre real entre las tribus del norte de Bretaña, esposa de rey de la tribu celta de los Iceni, con quien tuvo dos hijas, trece años después su marido enfermo y murió y según las nuevas leyes de los conquistadores romanos, sus bienes debían pasar a las arcas del estado romano.
Ante la su negativa a tal injusticia, ella y sus hijas fueron víctimas de crueles ataques y ultrajadas, hasta que finalmente fueron despojadas y esclavizadas, pero esta valiente y orgullosa reina guerrera, logró la adhesión de algunas tribus celtas, y acometió con crudeza a la legión romana causando graves bajas en el ejército invasor.
Por este motivo sus historias suelen mezclarse, la aparición de Morrigan no podía verse ciertamente como garantía de victoria, de aquellos que acuden en busca de su devastador poder.
Ella es el cuervo negro, astuto y voraz que sobrevuela los campos de exterminio, para avalanzarse sobre los cadáveres, pero también es aquella que te espera tras las puertas del otro mundo para llamar a los moribundos, caídos en batalla, y de aquellos que vivieron y murieron sin amor, ella es Hag (la vieja bruja) y Cathvbodva la diosa de la furia y la venganza, así se convierte en diosa triple, y debe ser tolerada, y adorada por qué trae consigo la promesa de la renovación, la inmortalidad y la esperanza del renacimiento.
A ella debemos recurrir en los momentos que necesitamos hacernos cargo de nuestra capacidad de lucha, y cuando sea necesario expresar un rotundo NO, como nuestras ancestras guerreras expresaban un «ya basta» de un modo salvaje, rotundo, uterino y visceral.
Cuando nos haga falta el coraje para enfrentarnos a las injusticias y los abusos.

Como siempre, pido para ustedes, paz en sus ideas, luz en sus caminos, verdad en sus vidas y amor en sus corazones.
Suya en el amor de los Dioses.
Isill(Julls Turullols).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.