Significado y Simbolismo de la Triple Espiral o Triskel

Farah Leyeli Zeraoui

La triple espiral, triskel o triskelio es considerado como símbolo celta, aunque también se ha encontrado en el Budismo. Y en recientes excavaciones los arqueólogos han encontrado este símbolo en muchas culturas diferentes, y se ha descubierto tan lejano como en las monedas de Lycaean y la cerámica de Mycaenae.
En el mundo celta, el triskel se encuentra tallado en piedras neolíticas en toda Irlanda y Europa occidental. Era un símbolo sagrado celta que solo usaban los druidas.
Está conformado por un círculo exterior que representa al mundo y el infinito, dentro de este círculo hay tres espirales con giros dobles que forman a su vez tres círculos, estas espirales nacen de un mismo punto. Cada una de las espirales representa una de las tres partes de las cual está conformado todo en el universo, y cabe destacar que son idénticas en tamaño pero diferentes en naturaleza.
También tenemos que recordar que el tres es el número más sagrado para la cultura celta, representa la perfección y el equilibrio; el triskel es la representación más perfecta del número mágico “3”, esto mismo lo vemos en la Triqueta.
El triskel en conjunto representa la eterna evolución a través del conocimiento y la búsqueda del eterno aprendizaje; representa la trinidad máxima del druidismo. Es decir que representa la mente alma y cuerpo, en perfecta armonía y equilibrio, su forma de espirales en movimiento representan la evolución y el desapego de situaciones que alejan al individuo de su centro, tanto físico como mental y espiritual; que es de donde surgen las tres espirales, se unen al círculo exterior que representa el ser, que está formado equilibradamente por todos sus elementos.
Explicado de otra manera: la primera espiral representa los límites y las capacidades, así mismo que las sensaciones y los sentidos del cuerpo; la segunda representa el camino de las ideas y el pensamiento, la razón y la conciencia; finalmente el tercer espiral, que se le llama triskillan representa el duro camino del alma, este en específico es el más nubloso por la dificultad de aprender del mundo de los dioses y del espíritu. Representa el aprendizaje perpetuo y la evolución del ser y del universo.
Aunque como todos los símbolos, adquiere varios significados, como fuerza, sabiduría y amor, la trinidad de la energía divina, encarnada en las tres clases sociales de la cultura celta, los guerreros, los druidas y los trabajadores. También se dice que representan a los dioses de la noche Taranis, Teutates y Ésus. Para otros representan exactamente lo opuesto, es decir las tres facetas del sol: Amanecer, atardecer y noche. O bien representa la triple manifestación de la diosa Brigitt: doncella-niña-hija, madre-hermana y abuela-anciana. En el plano exterior las espirales representan el pasado, presente y futuro; y el círculo exterior representa el Continuo Infinito Presente donde los tres tiempos cohabitan y son contemporáneos pero en diferentes dimensiones.

BIBLIOGRAFÍA:
ALONSO, Ferragud, Rosa María. (2015). Secretos de una Bruja Celta. España: Xeraix.
ÁVILA, Granados, Jesús. (2007). La Mitología Celta. España: Martínez Roca.
BLAMIRES, Stephen. (2005). Magic of the Celtic Otherworld: Irish History, Lore & Rituals.USA: Llewellyn’s Celtic Wisdom.
MARTIN, Rodríguez, Luis Fernando. (2007). Símbolos celta. España: Cuadernos de Urogallo.
OSUNE, Montse. (2005). Magia Celta. España

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close