Rueda de Hécate

Farah Leyeli Zeraoui


Hecate es adorada como una Diosa protectora, que otorgó prosperidad y bendiciones a la familia. Es guardiana de las encrucijadas y de los portales, especialmente el portal del nacimiento, ya que representa a la partera divina y es frecuentemente invocada para asistir durante el nacimiento, es también la Diosa del inframundo, la “Destructora” que gobierna los portales de la muerte.

Tiene varios símbolos que la representan, uno de ellos son las antorchas, sus imágenes más comunes la muestran sosteniendo dos antorchas, el fuego es un elemento divino, un regalo de los Dioses, la antorcha brinda luz en la obscuridad. Por algo la llamaban Hécate Phosphoros (Hécate dadora de luz), la luz se interpreta también como sabiduría.

Los Perros (a veces también representada con Can Cerbero),  son fieros protectores y guardianes, conectados con el mundo espiritual, se cree que pueden ver a los espíritus y están muy conectados con inframundo, pueden entrar al inframundo sin problema. Este ejemplo también lo vemos con Anubis, el Dios Egipcio de la muerte, que tiene cabeza de chacal, perro salvaje, etc. Y también lo vemos con los perros Xoloitzcuincle, el perro sin pelo mexicano, que acompañaba a las almas de los difuntos cuando cruzaban el Mictlán (inframundo azteca).

Hécate tiene la llave del Hades, ella tiene la capacidad de abrir las puertas de Hades y de abrir cualquier puerta, ya sea para entrar a otros planos o dimensiones y sobre todo las llaves de entrada a la magia.

Y sin duda alguna el símbolo más famoso es La rueda de Hécate, que también se le conoce como
los Strophalos de Hécate y es un antiguo símbolo mencionado en los Oráculos Caldeos. Es un círculo que encierra un laberinto serpentino con tres pestañas principales, que a su vez se encuentra a alrededor de un espiral de fuego central. El simbolismo se refiere al poder que tiene la  serpiente para regenerarse, al laberinto de conocimiento a través del cual Hécate guía a la humanidad, y la llama es la representación de la vida misma. Los tres brazos principales del laberinto corresponden con la idea de Hécate como triple diosa (doncella, madre y anciana), y a su vez expresa que tiene el dominio sobre el cielo, la tierra y el mar.

Strophalos significa una rueda giratoria, viene del verbo griego strophao, que significa girar. Es una herramienta giratoria. Puede ser visto como un símbolo bidimensional dentro de un círculo con una triple forma de energía generada en el círculo de tres fuentes diferentes, los reinos a los cuales Hécate gobierna, el cielo, la tierra y el mar.

Como una herramienta mágica práctica es una rueda giratoria que se utiliza para invocar a la Diosa.

BIBLIOGRAFÍA:

Farnell, L. R. (1896–1909). «Hecate in Art». The cults of the Greek states. Oxford: Clarendon Press.

Johnston, S. I. (1990). Hekate soteira: a study of Hekate’s role in the Chaldean oracles and related literature. Atlanta: Scholars Press.

Turner, J. D. (1991). «The Figure of Hecate and Dynamic Emanationism in The Chaldaean Oracles, Sethian Gnosticism and Neoplatonism». The Second Century Journal 7 (4): 221-32.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close