RITUALES DE MATERNIDAD Y NACIMIENTO / MOTHERHOOD, BLESSINGWAYS

Farah Leyeli Zeraoui

 

Para los paganos todos los acontecimientos de la vida son motivo de ritual, para agradecer a los Dioses por todas sus bendiciones, y el proceso del parto no es ninguna excepción. Tienen un significado particular la Maternidad, específicamente por la “Diosa Madre”, “Madre Tierra” o “Madre Naturaleza” de la cual todos venimos. En la nota sobre la Menarquía comenté la relación de ciertos rituales de paso que están ligados a los tres aspectos de la Triple Diosa y como son vistos en las tres etapas de la vida de una mujer.

Esta ceremonia marca dos asuntos importantes del embarazo: la reunión de familia y amigos alrededor de la embarazada significa el primer paso del bebé en su transición como miembro de la sociedad; segundo, a través de la ceremonia, se promueve un estado de bienestar a la futura mamá, sobre todo para tener un parto tranquilo y con total confianza. También se logra crear una red de apoyo emocional, la cual resultará muy útil a la futura madre en el momento del nacimiento de su bebé y durante el crecimiento del niño.

De este modo las madres presentes en el círculo, tienen la oportunidad de compartir sus experiencias, esto sirve también para que la futura madre pueda expresar sus temores o sus preocupaciones en un ambiente seguro, recibir el apoyo y amor que necesita, para tranquilizarla y guiarla de la mejor manera. También sirve para decidir la manera en que quiere realizar el nacimiento, ya sea parto natural, en agua, etc.

La aconsejan sobre todo lo relativo al bebé, el Baby Shower es una representación de lo que es un ritual de Maternidad /Motherhood, aunque sin la parte espiritual.

El ritual suele ser más simbólico en el primer embarazo, pero realmente no importa si es la primera vez, porque cada nuevo embarazo puede ir acompañado de un nuevo y diferente Rito, ya que una mujer afronta la llegada de cada nuevo hijo con más sabiduría, y llevar a cabo esta ceremonia es también una manera de bendecir cada nuevo nacimiento de una manera única e irrepetible.

Al ritual de Maternidad se le suele llamar también como “Bendiciones” (Blessingways) o bien “ceremonia de bendición de la madre”, y sirve más que nada para llenar de bendiciones a la futura mamá, compartiendo con ella tips, y dedicándole el parto a las Diosas Madres, pidiendo su apoyo.

Es un ritual de cambios físicos y mentales. El nacimiento y la entrada en la maternidad es una de las transiciones más significativas, pues el cuerpo de la mujer cambia radicalmente y la vida se empieza a formar dentro de ella. Al honrar a una mujer embarazada a través de la ceremonia, estamos afirmando que el embarazo, el nacimiento y la maternidad son valiosos y significativos ritos de paso que merecen la celebración y el reconocimiento.

La energía de todas las mujeres participantes se reúne en la mujer embarazada, para darle fuerza y seguridad en sí misma; una energía que seguro le llega nuevamente el día del parto.

La ceremonia puede ser bastante formal o íntima, divertida, espiritual, festiva o relajante. A esta celebración son invitadas las mujeres más cercanas de la futura madre, sobre todo su madre (la abuela del bebé), sus hijas, sus hermanas, sus tías, sus amigas, su coven, su comadrona, etc.
La madre comparte lo que fue para ella cuando nació la hija. Por la madre hablando de cómo la maternidad la cambió, su hija puede entender mejor el viaje de su madre, y lo que le espera. Ella comienza a verla como una mujer, no sólo su madre.

La madre suele ofrecer un regalo simbólico a su hija para darle la bienvenida a la Maternidad. Puede ser una pulsera especial con los nombres de su linaje materno, un medallón con fotos de madre e hija, una colcha hecha con retazos de telas importantes para la futura madre, etc.  O bien, puede que desee transmitir algo que recibió de su madre (la abuela). Ella también se compromete a tratar a su hija de manera diferente ahora. Reconoce el nuevo estatus de su hija en el linaje familiar y se ofrece a compartir su sabiduría, pero al mismo tiempo también le da poder a su hija para asumir este nuevo papel y llenarla de seguridad.

El ritual de nacimiento también es importante, sobre todo porque llena de confianza y energía a la mujer que se encuentra pariendo. Las mujeres de su familia y amigas más cercanas  (por lo general el padre del bebé está presente), la acompañan en su parto natural que suele ser asistido por una matrona en casa. En la actualidad los partos naturales en casa están teniendo más popularidad, porqué son menos traumáticos para los bebés, que el ser sacados a la fuerza con una cesárea. Claro que todo se hace en conjunto con los progresos de la ciencia, y con el apoyo de doctores, ambulancia y hospitales listos para cualquier situación.

En la antigua Roma existía la fiesta de Matronalia o la “fiesta de las mujeres”,  (o Matronales Feriae) se celebraba en honor de Juno Lucina, la diosa del parto (“Juno la que trae los niños a la luz”), de la maternidad (mater es “madre” en latín) y de las mujeres en general. Se celebraba cada 1 de marzo. Se ofrecían regalos a Juno y a las mujeres.  Matronalia era como la versión femenina de la Saturnalia.

 

Juno Lucina es la Diosa de los recién nacidos. Es la Diosa del Nacimiento, la diosa que ayuda a las mujeres durante el embarazo y trae a su hijo a la luz. Juno Capitolium, la diosa de la santidad de los votos matrimoniales y de las relaciones matrimoniales fue otra de las Diosas invocadas por nuevas novias y esposas. Juno Lucina no es la misma diosa que Juno Capitolium, pero, sin embargo, se refieren a dos aspectos de ser esposa y madre.

En la Edad Media, los que se habían alejado de su hogar regresarían a Matronalia a sus viejas ciudades para visitar a sus familias. Los sirvientes también tenían el día libre para regresar a sus hogares y  se les permitía recoger flores de los jardines de sus amos para llevar a sus hogares. Así comenzó la costumbre de regalar flores en el Día de la Madre.

Con el tiempo, Matronalia evolucionó a la Día de la Madre en Europa. En los Estados Unidos, el Día de la Madre cae en el mes de mayo, y se celebra en honor de la labor humanitaria llevada a cabo por las mujeres durante la Guerra Civil.

En casa, las mujeres recibían regalos de sus maridos e hijas y se esperaba de los maridos romanos que ofrecieran oraciones por sus esposas. Las mujeres, a su vez, preparaban comida para los esclavos de la casa (a los que se les daba el día libre), de la misma forma que los hombres romanos hacían en las Saturnalias.

 

BIBLIOGRAFÍA:

 

BRENNER, Abigail. (2007). Women’s Rites of Passage: How to Embrace Change and Celebrate Life. USA: Paperback.

BUCKLAND, Raymond. (2003). Wicca For Life: The Way of the Craft – From Birth to Summerland. USA: Citadel.

CONWAY, D.J. (1995). Maiden, Mother, Crone: The Myth & Reality of the Triple Goddess. USA: Llewellyn Publications.

___________. (2000). Feminine Shamanism, Witchcraft and Magick: Invoking Woman’s Power.  USA: Llewellyn.

GRAY, Miranda. (2003).  Luna Roja: Los dones del ciclo menstrual. España: GAIA.

IMBER-BLACK, Evan & ROBERTS Janine. (1998). Rituals for Our Times: Celebrating, Healing, and Changing Our Lives and Our Relationships (Master Work Series). USA: Rowman and Litllefield Publishers

MCCOY, Edain. (2002). Celtic Women’s Spirituality: Accessing the Cauldron of Life. USA: Llewellyn Publications.

POLLACK, Rachel. (2000). The Power of Ritual (Omega Institute Mind, Body, Spirit Series). USA: Dell.

TALLARD Johnson, Jullie. (2001). The Thundering Years: Rituals and Sacred Wisdom for TeensPaperback. USA: Inner Traditions/Bear.

TUITÉAN, Paul y DANIELS, Estelle. (2001). Essential Wicca. USA: Ten Speed Press.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close