La energía orgónica

Spread the love

Sharing is caring!

La energía orgónica es la energía vital cósmica, la fuerza creativa fundamental conocida desde hace tiempo a las personas en contacto con la naturaleza, y especulada por los científicos naturalistas, pero ahora físicamente observada y demostrada.

El orgón fue descubierto por el Dr. Wilhelm Reich, quien identificó muchas de sus propiedades básicas. Por ejemplo, las cargas de energía orgón e irradiación de toda sustancia viva y no viva. También puede penetrar fácilmente todas las formas de la materia, aunque con diferentes tasas de velocidad. Todos los materiales afectan a la energía Orgón, atrayéndola y absorbiéndola, o bien repeliendo o reflejándola.

El orgón puede verse, sentirse, medirse y fotografiarse. Es una energía física real, y no como sólo alguna hipotética fuerza metafórica.

El orgón también existe en forma libre en la atmósfera, y en el vacío del espacio. Es excitable, compresible, y espontáneamente pulsátil, capaz de expandirse y en contraerse. La carga de orgón dentro de un entorno determinado, o dentro de una sustancia dada, variará con el tiempo, por lo general de una manera cíclica.

El orgón está más fuertemente atraído por los seres vivos, por el agua, y por sí mismo. La energía orgónica puede fluir libremente de un lugar a otro en la atmósfera, aunque por lo general mantiene un flujo de Oeste a Este, se mueve con la rotación de la Tierra, pero ligeramente más rápido. Es un medio omnipresente, un océano cósmico dinamico, energía que se mueve, que interconecta todo el universo físico; todos los seres vivos, sistemas meteorológicos y los planetas responden a sus pulsaciones y movimientos.

El orgón se relaciona con otras formas de energía aunque son muy diferentes. Puede, por ejemplo, impartir una carga magnética a los conductores ferromagnéticos, aunque éste en sí no sea magnético. De igual manera, puede impartir una carga electrostática a materiales aislantes sin ser tampoco de naturaleza completamente electrostática.

Reacciona con gran agitación a la presencia de materiales radioactivos, o al electromagnetismo intenso, de forma similar al protoplasma irritado.
Puede ser registrado especialmente en contadores Geiger adaptados. El orgón también es el medio a través del cual se transmiten las perturbaciones electromagnéticas, a la manera del viejo concepto del éter cósmico, aunque no es en sí mismo de naturaleza electromagnética.

Las corrientes de la energía Orgón en la atmósfera de la Tierra provocan cambios en los patrones de circulación de aire; la influencia de la temperatura del aire, la presión y la humedad. Las funciones cósmicas de la energía orgónica también parecen tener lugar en el espacio, afectando a los fenómenos gravitacionales y solares. Sin embargo, la energía orgón libre de masa no es ninguno de estos factores físico-mecánicos, ni siquiera la suma de ellos.

Las propiedades de la energía orgón derivan más allá de la vida misma, tanto en la forma del antiguo concepto de una fuerza vital o élan vital; pero a diferencia de estos conceptos, también se ha constatado que el orgón existe en una forma libre de masa, en la atmósfera y en el espacio.

Es una energía primordial, una energía vital cósmica primaria, mientras que todas las otras formas de energía son de naturaleza secundaria. El científico detecta la energía orgónica como éter o energía del plasma, y la describe como algo muerto, mientras que la persona ordinaria siente la energía orgónica como amor, en el abrazo sexual y en el orgasmo, o cuando está en la naturaleza, o durante las meditaciones o rezos, pero la mistifica como si fuese de otro mundo.

En el mundo vivo, las funciones de la energía orgón están en la base de los principales procesos de la vida; la pulsación, las corrientes y la carga del orgón biológico determina los movimientos, acciones, y el comportamiento de protoplasma y tejidos, así como la intensidad de los fenómenos bioeléctricos.

La emoción es el flujo y reflujo, la carga y la descarga del orgón dentro de la membrana de un organismo, al igual que el estado atmosférico es el flujo y reflujo, la carga y la descarga del orgón en la atmósfera. Tanto el organismo como la meteorología responden al carácter y estado prevaleciente de la energía vital. Las funciones de la energía orgónica aparecen a través de la entera creación, en microbios, animales, nubes de tormenta, huracanes y galaxias. La energía orgónica no solo carga y anima el mundo natural, estamos inmersos en ella, al igual que un pez está inmerso en el agua. Además, es el medio en el que se comunica la emoción con la percepción, es el medio a través del cual los seres humanos estamos conectados al cosmos, y en relación con todo aquello que vive.

 

Propiedades de la Energía Orgón:

  1. Ubicua, llena todo el espacio.
  2. Libre de masa; cósmica, de naturaleza primordial.
  3. Penetra toda la materia, pero a diferentes velocidades.
  4. Pulsa espontáneamente, se expande y contrae, y fluye con un movimiento ondular-circular característico.
  5. Directamente observable y mensurable.
  6. Fuerte afinidad y atracción mutua con el agua.
  7. Acumulada de manera natural por los organismos vivos a través de los alimentos, agua, respiración, y la piel.
  8. Excitación y atracción mutua de corrientes de energía orgón separadas o de sistemas independientes cargados de orgón (Superposición cósmica).
  9. Excitabilidad a través de energías secundarias (nuclear,electromagnetismo, chispas eléctricas, fricción) hasta el punto de una brillante luminiscencia.

Los efectos físicos de una fuerte carga de orgón:

  1.  Temperatura del aire ligeramente superior a la del entorno.
  2.  Alto potencial electrostático, con una lenta descarga electroscópica en comparación con los alrededores.
  3.  Mayor humedad e índices de evaporación de agua menores en comparación con el entorno.
  4.  Anulación de los efectos de ionización
  5. Capacidad para obstaculizar y absorber el electromagnetismo.

Efectos biológicos de una fuerte carga de orgón:

  1. Efecto general vagotónico, parasimpático y expansivo del sistema.
  2. Sensaciones de hormigueo y calor en la superficie de la piel.
  3. Aumento de la temperatura de la piel y del interior del organismo, y enrojecimiento.
  4. Moderación de la presión arterial y del pulso.
  5. Aumento del peristaltismo, respiración más profunda.
  6. Aumento de la germinación, brote, florecimiento y producción frutal de las plantas.
  7. Aumento de las tasas de crecimiento de los tejidos, reparación y curación de heridas, tal como se determina a través de estudios en animales y ensayos clínicos en humanos.
  8. El aumento de la intensidad de campo, carga, integridad de los tejidos
  9. Mayor nivel de energía, actividad, y vitalidad.

Fuente: James DeMeo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate »
Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE