EL ALTAR WICCA

Aunque no tengamos templos o iglesias a nuestra disposición, los ritos mágicos de la Wicca se deben llevar a cabo en un espacio adecuado.
Para convertir un lugar en sagrado hace falta, como primera medida, que disponga de un altar. Existen dos tipos: el altar móvil, que se utiliza solamente para los rituales y luego se retira, y el fijo, situado en un lugar especial de la casa, sobre el que se colocan los símbolos de la Diosa y del Dios.
No todo el mundo puede tener en casa un altar fijo, sobre todo si vive con otras personas que pudieran sentirse ofendidas. En cambio, quien viva solo o con personas que lo acepten, puede tener un altar fijo, por ejemplo una mesita, dedicado únicamente a cumplir esa función. A los profanos les puede parecer una extraña exposición de objetos, pero para nosotros, en cambio, no sólo tiene una importancia ritual, sino que además nos recuerda nuestro camino espiritual.
En el caso de que a los demás miembros de la casa no les gustase tener allí un altar fijo, se puede preparar uno móvil en el momento de realizar el ritual, y luego guardar todos los objetos en una bolsa, baúl, etc. El altar móvil puede ser una mesa plegable o dos caballetes con un tablero encima. Si incluso esto supone un problema, entonces bastará con disponer los objetos en el suelo, pero con cuidado para no quemar el parqué o manchar irremediablemente piso…
Tanto si es fijo como si es móvil, se aconseja cubrir el altar con un paño, trozo de tela o mantel a modo de ornamento y protección.

Algunas tradiciones cambian el mantel según el tipo de ritual que realizan, e incluso hay algunas personas que tienen ocho principales diferentes para las fiestas de la Rueda del año y uno blanco para los Esbats. Como es de suponer, el altar adquiere más prestancia y valor si su cobertura está bordada, adornada con perlitas o pintada. En definitiva, cada persona adorna su altar como cree más adecuado.
Por regla general, en el centro del altar se pone una imagen del Dios o de la Diosa, que puede ser una estatuilla, una figura recortada y plegada sobre un cartón o simplemente un símbolo. Detrás de esta imagen se sitúan los símbolos de los cuatro elementos de la naturales: Tierra (o sal), agua, aire y fuego. Tanto la tierra como el agua se pueden poner en un vaso o en algún otro recipiente de cristal. Se desaconseja el uso de materiales plásticos porque no son productos Eco-amigables, pero la cerámica, la madera o el metal resultan , en cambio, ideales. El aire y el fuego se simbolizan respectivamente mediante un bastoncito de incienso o un difusor de esencias y una vela.
Otro elemento presente es un platito para las ofrendas, en el que cada uno puede poner semillas, flores, monedas, cristales, piedras y todo aquello que crea que puede ser de agrado de la divinidad. Algunas personas también ponen en el altar los instrumentos utilizados en los rituales, por ejemplo la varita, la copa, el athame, el Libro de las Sombras, etc.altar wicca

Un comentario sobre “EL ALTAR WICCA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close