CONOCIMIENTO DE LA EXISTENCIA DEL CUERPO ASTRAL (Introducción)

Sueno-Lucido“Existe un cuerpo natural (físico) y otro espiritual”.  La investigación psíquica ha establecido, también, de antiguo, la creencia de que dentro de cada ser material existe un “doble” no material, un ente secreto que coincide, con la mayor exactitud, con el organismo físico.

Son numerosos los informes, provenientes de acreditados hombres de ciencia, que prestan apoyo a la teoría de la existencia de este ser no material el “cuerpo astral” tal como ellos lo designan corrientemente capaz de separarse de su contraparte física y de existir con entera independencia de su morada material, intangible para los seres que lo rodean.

Aquí llamaremos a este enigmático fenómeno “proyección astral” o “exteriorización astral”, siendo ambos términos sinónimos. Son muchos los escritos teosóficos que se han ocupado del extraño fenómeno de la proyección astral, pero pese a todo el conocimiento hasta ahora reunido apenas podemos considerarnos todavía en el jardín de infantes de la escuela del misterio.

En efecto, la exteriorización del cuerpo astral es, en realidad, el primer paso en la marcha hacia el reino desconocido que llamamos “muerte”, al cual tarde o temprano todos hemos de llegar. Así pues, si este oscuro fenómeno ha hecho presa alguna vez de tu imaginación, si, de pie frente a un ataúd, has contemplado el frío cadáver y en reverente silencio te has preguntado cómo ese ser hasta tan poco tiempo antes, animado de vida dotado de inteligencia, movimiento, pensamiento y habla, exactamente igual que tú que ahora lo contemplas podía haberse convertido en una simple masa inerte; si te has sobresaltado entonces al pensar que tú también habrás de convertirte un día en algo similar, entonces debe importarte la proyección astral, puesto que no es grande la diferencia que separa la proyección astral de la muerte.

Para las grandes multitudes que nunca han experimentado el fenómeno y aún para aquellos que en una forma u otra se han familiarizado con el mismo, deberá ser colocado necesariamente entre la categoría de las “teorías”; pero para el propio proyector astral consciente, la exteriorización de la contraparte no material del cuerpo físico es una gran realidad, tan evidente por sí misma como el hecho de hallarse vivo y dotado de conciencia.

Después de tantos años de proyecciones astrales, gracias a la realización de numerosas experiencias en este terreno, una innumerable cantidad de hechos y de hipótesis que explican esos hechos; muchos de los cuales, permanecían todavía desconocidos o no habían sido tratados, por lo menos, en forma exhaustiva por los investigadores de la ciencia teosófica.

No nos es ajeno el hecho de que el mundo está poblado de escépticos, incapaces de ceder un ápice en sus convicciones y que, pese a proclamarse a sí mismos “prácticos”, se hallan cerrados a las nuevas posibilidades; estos individuos sólo saben pedir “pruebas”, permaneciendo ciegos a la evidencia de que el Camino conducente a la “Realidad” se halla cubierto con la niebla del misterio; por eso me apresuro a declarar que si tú, lector, perteneces a esta raza sedienta de pruebas susceptibles de ser medidas y pesadas mediante el limitado instrumento de los cinco sentidos humanos, será mejor que dejes ya este articulo porque no las habrás de encontrar aquí.

Claro está que el materialista rechazará de inmediato la idea de la Proyección Astral como un simple disparate. Su ídolo es la “Razón”; ella es la luz que guía todos sus pasos. Se complace así bajo el imperio de lo que él llama “la divina antorcha de la razón”. Lástima que esta divina antorcha tenga un pequeño defecto y es éste que no arroja mucha luz que digamos sobre los misterios de la vida…

La propia vida está más allá de la comprensión de la mente humana, y no digamos nada de la razón. Cuál de los cinco sentidos del Materialista es aquel que le da una comprensión de la vida, de la creación, o del pensamiento y los procesos mentales, es cosa que él ignora y sin embargo debe aceptarlo. A decir verdad, el Materialista está dispuesto a aceptar cualquier cosa sin un mayor razonamiento. En efecto, podemos examinarlo todo, analizarlo hasta el final y volver a examinarlo una y otra vez, y sin embargo siempre resplandecerá por encima de nuestros esfuerzos lo inexplicable… Por otra parte, “No existe ningún punto en las enseñanzas teosóficas mejor establecido, conocido de más larga data, o más perfectamente probado”, dice William Walker Atkinson, “que la existencia del cuerpo astral. Esta vieja doctrina de los Antiguos Ocultistas encuentra hoy su corroboración en los experimentos e indagaciones de los Investigadores Psíquicos Modernos.

El Cuerpo Astral correspondiente a cada persona es una réplica exacta del cuerpo físico del individuo. Está compuesto de una fina materia etérea y se halla de ordinario en el interior del cuerpo físico. Por lo común, la separación del cuerpo astral de su equivalente físico tiene lugar sólo con extrema dificultad, pero en el caso de los sueños, esfuerzos mentales grandes, y en ciertas condiciones de naturaleza oculta, el cuerpo astral puede llegar a desprenderse y realizar largos viajes, desplazándose a una velocidad sólo superada por la de las ondas luminosas.

En estas salidas se halla siempre ligado al cuerpo físico por medio de una especie de larga película. Si este vínculo llegara a romperse; el individuo moriría instantáneamente. Pero en los planos ordinarios de operación no se ha oído nunca, prácticamente, de ese fenómeno.voyage-astral

El cuerpo astral sobrevive largo tiempo al físico, pero con el tiempo llega a desintegrarse completamente. Sucede a menudo que merodea por el lugar donde yace el cuerpo físico, pudiendo ser confundido con el espíritu de la persona fallecida, aunque sólo se trata en realidad de una simple envoltura, un recubrimiento exterior más fino que el físico, del verdadero espíritu.

Frecuentemente el cuerpo astral de una persona próxima a morir se proyecta hacia los amigos o seres amados, algunos instantes antes de la muerte física, debido probablemente al vehemente deseo del moribundo de ver y ser visto antes de partir. El cuerpo astral suele viajar, alejándose de su envoltorio físico, en los fenómenos Psicománticos, y visita lugares lejanos, percibiendo todo cuanto allí acontece.

También abandona el cuerpo durante los sueños que se conocen con el nombre de Psicománticos, o por acción de las drogas, o en algunas de las fases más profundas de la hipnosis; en todos estos casos puede visitar extraños lugares y mantener, incluso, conversaciones mentales con otros cuerpos astrales o con otros entes incorpóreos. El carácter fragmentario y desordenado de los recuerdos que de estos sueños se conserva se debe a que, durante los mismos, el cerebro no recibe las impresiones transmitidas con toda perfección, o en razón de una falta de práctica, desarrollo, etc.; el resultado es siempre una especie de “placa fotográfica velada”.

Parto del supuesto de que el lector ya se ha convencido de la realidad del fenómeno, o que por lo menos le interesa lo bastante para aceptar la hipótesis.

En este articulo nos ocuparemos principalmente de ciertas peculiaridades del cuerpo astral que tienen lugar mientras gozamos de vida física; y si bien es cierto que el cuerpo astral existe durante y después de la muerte —como ya dije antes— ya otros se han ocupado de su supervivencia, de modo que nuestro interés se dirigirá al estudio del cuerpo astral en su actividad previa a la separación definitiva de su equivalente físico.

Nos llamamos seres vivos, pero en realidad la parte material de nuestro organismo no es más viva que una piedra. Es la energía que se encuentra detrás del mecanismo físico lo que realmente tiene “vida”. Los propios nervios carecen de vida —si la tuvieran, habríamos enterrado más de un cuerpo con vida—; es la energía neural la que nos anima y el cuerpo astral es el condensador de la energía nerviosa que utilizamos.

“¡Cómo!” exclamaras, “entonces el cuerpo astral existe siempre”. ¡Claro que sí! Son muchos los autores que, al tratar de la proyección astral, han manifestado su impresión de que el cuerpo astral consiste en un proceso mental; pero no es ése el caso. Si así fuera, ¿cómo podría un individuo muerto repentinamente, procurarse instantáneamente su cuerpo astral? Además, nadie podría poseer un cuerpo astral después de la muerte, salvo el individuo lo bastante afortunado para haber oído alguna vez del “proceso mental creador”.

Tú, en este mismo momento, estás usando tu cuerpo astral; él se halla afinado, podría decirse, para armonizar con las vibraciones naturales de la sustancia material. Ahora bien; existen factores capaces de bajar el tono o de elevarlos; y aquellas fuerzas que pueden alterar la armonía existente son las mismas que provocan la salida del cuerpo astral.

El cuerpo astral coincide con el físico en todo momento. Puesto que ambos cuerpos se componen de “sustancias”, es evidente que ambos tendrán idéntica forma; de este modo, el espectro es, por su aspecto, un duplicado exacto del cuerpo físico. En el momento de lo que llamamos “muerte”, el astral conserva su semejanza con el físico, pero al cabo de no mucho tiempo, va evolucionando hasta constituir un espíritu de composición mucho más refinada.

La esfera de vibraciones a que nuestra existencia terrena se halla limitada no abarca toda la creación; por consiguiente, permanecemos ignorantes de las vastas realidades que nos circundan. Cuando el espectro astral (cuyos ojos usas ahora, al leer estas líneas) sea hábilmente afinado y elevado su registro —lo cual puede lograrse— esos ojos podrán ver otras cosas además de los objetos familiares y el cuerpo astral podrá liberarse del físico. El hecho de que los ojos, después de la proyección, sean todavía capaces de ver, además de los seres astrales las cosas terrenas, nos muestra también que el campo de vibración ha aumentado.

Esto podría parecer paradójico a quien esté acostumbrado a la idea de que la mente consciente forma parte del mecanismo físico. En realidad el cuerpo material carece de mente en absoluto, pero se aferra al astral, por así decirlo, que constituye el “yo” real y mediante el cual funciona realmente la mentalidad consciente. Es erróneo atribuir al ser astral una supermentalidad pues no la tiene. La mente consciente, como es sabido, es la mente del cuerpo astral. Tu mente normal, tu mente consciente y todo cuanto ella contiene, es TU SER, todo lo que eres como individuo.

Existe, sin embargo, cl Subconsciente; esa vasta e insondable superinteligencia, próxima a lo omnipotente, y sin embargo, no la concebimos como lo individual, a diferencia de la conciencia. Los más de los que creen en el “espíritu” tienen cierta tendencia a pensar que el despertar en el campo astral equivale a verse dotado de todas las facultades del subconsciente, pero no es así. En efecto, el subconsciente mantiene con el ser exteriorizado prácticamente la misma relación que con el interiorizado (dotado de vida física).

Supón, por ejemplo, que tu cuerpo físico muriera en esto mismo instante. Te encontrarías entonces en los dominios astrales, todavía inalterado, no como un ser superinteligente, sino exactamente con la misma mentalidad que antes, ni más ni menos. Y esto es algo que no debe olvidarse: el cuerpo físico no es más que materia desprovista de inteligencia, y hace las veces de una capa con respecto al cuerpo astral.

Es lógico suponer que al tiempo del nacimiento, el astral —el Yo— adquiere su existencia por medio de la omnipotente inteligencia que es, fue y será, mientras la mente consciente de este cuerpo sólo es una página en blanco lista para recibir impresiones, para aprender y crecer.

No importa en qué etapa de la vida sobrevenga la muerte; nuestra conciencia total, al fin de la existencia terrena, es la misma que poseemos después de la expiración física.

Adonis Warlock

Maestro. Artesano. Brujo. Cofundador de Hysteria Pagana (tienda mágica) promotor de la artesanía autosustentable, Ecologista y vegetariano. Activista en contra de la discriminación religiosa y de género. Estudiante de los misterios, dedicado al paganismo desde hace 15 años, fundador del Coven de enseñanza Wicca ecléctica, Decretum Magus Wicca DF. En su consulta particular es Tarotista apasionado por el desarrollo terapéutico de la magia, Psicoterapeuta, Instructor de Inteligencia Emocional, técnicas de Sanación Cuántica, bioenergía, Feng Shui, quiromancia, radiestesia, en diversos centros holísticos, terapeuta en los Juegos del Tonal (juego de mesa Gestalt) Conferencista y expositor de: medicina alternativa, herbolaria, ayurveda, mexicanidad, técnicas chamanicas, con presencia en expo “Esotérica Monterrey”, “Ángeles”, “Salud, Ángeles y Sanación”, “Medicina Alternativa”, entre muchas otras. Conductor del programa de radio semanal Adonis Warlock al aire. Fue Investigador auxiliar de factores psicosociales de riesgo laboral en la Universidad Nacional Autónoma de México por lo que participo como conferencista en el II Congreso Internacional de la Salud Integral en Petróleos Mexicanos. Actor de improvisación, participante de la extinta Liga Mexicana de Improvisación en su liga juvenil. Creador de la Caravana Gypsy de arte callejero, fundador del Mund0 Del Ca0s; colectivo cultural de resistencia. Risoterapeuta, en hospitales y orfanatos. Terapeuta auxiliar de personas con capacidades diferentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close