Cómo hablas de ti importa

Además de revisar tu diálogo interno, revisa cómo te expresas de ti mismo al hablar con los demás. Lo que creemos de nosotros mismos se convierte en nuestra verdad. Ni siquiera en broma hables mal de ti. Recuerda que la manera en la que te tratas define cómo te tratan los demás. ¿Cuántas veces dices una o varias de las siguientes frases? “Nunca hago nada bien.” “Es mi culpa.” “Soy un tonto.” ¿Cuántas veces dices “Me amo,” “Soy maravilloso” o “Reconozco mis talentos”? La autoaprobación y la autoaceptación en el presente son la clave para lograr cambios positivos.

270415

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close