BASTET: La Diosa Gatuna

Farah Leyeli Zeraoui

 

A lo largo de los años, el gato ha tenido que superar muchos problemas para sobrevivir y llegar hasta nuestros días, especialmente durante la Época Medieval, cuando se creía que era el portador de la peste bubónica. Durante aquellos años, también fue perseguido y sacrificado en la hoguera, por ser el compañero de las Brujas.

Por suerte no todas las culturas los veían mal,  los egipcios adoraban a este felino, literalmente. Hacerle daño estaba considerado como delito. Cuando un gato de la casa moría, toda la familia se rasuraba las cejas en su honor. Otra muestra de amor felino se ve en la leyenda que cuenta como se perdió la ciudad de Pelusio (Puerto Said) ante los persas. Se dice que los persas sostenían  gatos sobre sus escudos y así ganaron la batalla, ya que los antiguos egipcios preferían rendirse antes que lastimar a un gato.

También se sabe que algunos dueños egipcios eran enterrados con sus gatos por orden expresa de esas personas. Esto era por el amor que les tenían a los gatos, ya que en vez de dejarlos, pasaban juntos a la otra vida. Es decir, los egipcios preferían matar a sus gatos antes que abandonarlos a su suerte en la calle a una vida de hambre, enfermedad, sufrimiento o soledad, y estar con ellos eternamente.

También se cree que fue en Egipto donde el gato decidió domesticarse, tenía un refugio y comida en los graneros, a cambio de mantener a las plagas fuera de estos.

Los egipcios pensaban que los ojos de los gatos reflejaban el poder y la luz del sol en la tierra durante las horas de oscuridad, y por ello los salvaban de la noche eterna y los protegían frente a la mala suerte. De hecho las mujeres egipcias imitaban los ojos de gato, al pintar los suyos con marcadas líneas de kohl negro o azul. Además, al dormir en círculo o en ovillo, se creía que los gatos simbolizaban la eternidad y la sabiduría.

Bastet era una diosa que representaron bajo la forma de una gata doméstica color negro, bajo forma antropomorfa (mujer con cabeza de gata negra) lleva un tocado especial, un pendiente de oro en la oreja y un gran collar en el pecho. En sus manos sujeta un sistro (un instrumento musical, con forma de aro o de herradura, que contiene platillos metálicos insertados en unas varillas, y se hace sonar agitándolo), y una égida que normalmente ésta se parecía a un collar o gorjal adornado con una cabeza de leona. De su brazo pende un cesto en el que a menudo guarda a sus pequeños.

Era la protectora de la familia, del hogar, de las mujeres embarazadas y  de los recién nacidos, para ahuyentar a los malos espíritus se tocaba el sistro cerca del bebé, tal vez de ahí vengan las sonajas. Recordemos que las gatas son animales muy fértiles y muy protectoras, de ahí viene que Bastet sea relacionada con la fertilidad, la maternidad y los bebés. Representaba la parte positiva de los rayos solares, la armonía y la felicidad.

Su culto se remonta a los primeros tiempos de la civilización antigua, es decir, hace 4000 años. La antigua ciudad de Bubastis (a unos 80km de El Cairo, cerca de la moderna ciudad de Zagazig en el delta del Nilo) se consagró a su culto. Se construyeron templos para rendirle homenaje, y se criaron gatos que, a su muerte, se momificaron cuidadosamente para luego ser enterrados en tumbas específicas para ellos. Llamada Per-Bastet en antiguo egipcio o Tell Basta en árabe se encontraba el oráculo de Bastet, el templo de esa diosa y se hacía una  procesión anual en su honor. El oráculo ganó en renombre e importancia después de la afluencia de colonos griegos en el delta, puesto que la identificación de Bastet con Artemisa atrajo a su templo tanto a egipcios como a extranjeros.

También se la considera la personificación del alma de Isis. Este último parentesco debe ser entendido en un ámbito fundamentalmente griego. Horus fue identificado con el dios griego Apollo y Bastet con su hermana Artemisa (Apollo y Artemisa eran hijos gemelos de Leto), y de ahí la relación de la diosa gata con Isis y Osiris, padres egipcios de Horus.

Bastet, la dama de Oriente, tenía  otro aspecto, donde representaba  la abundancia y era la señora del placer, poseyendo todos los aspectos pacíficos de diosas peligrosas como Sekmet o Sejmet. Era protectora de los gatos y, por lo tanto, enemiga de las serpientes, fundamentalmente de Apofis a la que ataca con sus garras protegiendo a su padre Atum- Ra. Originalmente simbolizaba la cálida fertilidad del sol, en oposición a Sekmet, que es el calor abrasador. Se la denominó “Señora del Este” y estaba relacionada con Sekmet, “Señora del Oeste” (al oeste está el mundo de los muertos, porque es donde muere el sol, y el este, dónde nace la vida). Nejbet y Uayjet completaban el cuarteto al ser las señoras del Norte y el Sur, respectivamente.

Sus fiestas se celebraban en abril y mayo, en los que era habitual emborracharse. Durante los festivales estaba prohibida la caza de leones para evitar su ira, (en su asociación con Sekmet). En su templo había gatos sagrados que eran la encarnación de la diosa y cuando morían eran momificados. En Bubastis  se encontró un cementerio con miles de gatos momificados, estos gatos pueden apreciarse en el Museo del Cairo, y en diversos Museos del Mundo como el British Museum, o el Museo de Antropología de Irlanda, en Dublín.

Era venerada también en Menfis (asimilada a Sekmet), Heliópolis (asimilada a Tefnut), Tebas (asimilada a Mut), Leontópolis y Heracleópolis. Su culto se difundió también por Italia, donde se han encontrado restos de gatos momificados en las ciudades de Roma, Ostia, Nemi y Pompeya.

Si bien era una diosa pacífica, cuando se enfadaba se transformaba en una mujer con cabeza de leona, volviéndose muy violenta. Así, al igual que el animal totémico al que representa, podría ser impredecible, pudiéndose mostrar tierna o agresiva en cualquier momento. Este era su aspecto guerrero.

 

La leyenda dice que Ra, el dios sol creador del mundo y de los dioses, ya anciano, envió a uno de sus ojos a echar un vistazo por la tierra. Lo que vio el ojo no le gustó nada al anciano dios, los humanos estaban empezando a faltarle al respeto y a burlarse de él, así que se enfureció. Después de haberlos creado de la nada esos seres se atrevían a desobedecerle. Y decidió castigarlos enviándoles a su hija, la diosa Sekmet, quien bajó a la tierra y se convirtió en una leona, ávida de sangre, que empezó a devorar humanos por todas partes, cuánta más sangre bebía, más sangre necesitaba.

Ra y el resto de sus hijos empezaron a preocuparse, él quería dar un escarmiento a los humanos no acabar con ellos. Así que hablo con Sekmet, pero ella se negó a parar la matanza. Entonces tuvieron una idea, una tarde que la leona dormía la siesta después de una gran comilona de humanos, vertieron ante ella vino de granadas, que era un vino que emborracha con mucha facilidad, tiene el color y la consistencia de la sangre. Cuando Sekmet se despertó con sed y vio el charco, se lo bebió tan rápido que se emborrachó, y con la borrachera le volvió la cordura, convirtiéndose en la hermosa y mimosa gatita Bastet.

La diosa Bastet, desde entonces, se convirtió en la protectora de los humanos y de sus hogares, les protegía de enfermedades, plagas, males de ojo… pero eso sí, una vez al año exigía un festival en su honor en el que se debía beber vino de granadas, si no, se enfadaría y volvería a convertirse en una leona devoradora de humanos

Así que si tienes gatitos, pídele a la Diosa Bastet que los cuide, y cuando ellos ya no estén, también pídele que los lleve con ella.

 

BIBLIOGRAFÍA:

 

CASTEL, Elisa. (20001). Gran Diccionario de Mitología Egipcia. Madrid, España: Aldebarán.

CORTEGGIANI, Jean-Pierre. (2010). El gran libro de la Mitología Egipcia. España: La esfera de los libros.

FRANCO, Isabelle. (2000). Pequeño Diccionario de Mitología Egipcia. España: Jose Olañeta Editor

JAQ, Christian. (1999). El origen de los Dioses. España: Martínez Roca.

JAY, Roni (2003). El libro de las diosas: invoque el poder de las diosas para mejorar su vida. España: EDAF.

GAHLIN , Lucia. (2007). Egipto, Dioses, Mitos y Religión.  España: EDIMAT.

HENU, Ahmed. (2009).  Sacred Animals in Ancient Egypt. Museo del Cairo.

OLDFIELD, Howey M. (1991). El gato en la mitología, en la religión y la magia. Barcelona, España: EDICOMUNICACIÓN.

REDFORD, B. Donald. (2008). Hablan los dioses: Diccionario de la religión Egipcia. España: CRITICA.

TRAUNECKER , Claude (2008). Los Dioses de Egipto. España: Lumen Humanitas.

VARIOS AUTORES. (2007). Dioses Egipcios.  España: EDIMAT.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close